Apoderado legal de la Marina desmiente acusaciones

Apoderado legal de la Marina desmiente acusaciones

0 1877

ELIUTH RÍOS ESPINOZA

Gabriel Ochoa Ornelas, apoderado legal de Marina Ixtapa, desmintió las acusaciones de despojo, abandono y contaminación del desarrollo turístico, hechas por Jaime de la Torre Rodríguez, contra quien, dijo, procederá penalmente.

Aclaró que de la Torre no es el presidente de la Asociación de Condóminos y Residentes de Marina, que fue la representación con la que se ostentó el pasado 21 de marzo ante medios de comunicación. Consultado esa fecha en el ayuntamiento de Zihuatanejo, de la Torre se refirió a Ochoa, como “director general de la concesionaria”.

Y lo acusó de que acababa de apropiarse vía juicios de usucapión, de las 52 hectáreas del campo de golf de la Marina, que según él, deberían de ser del Fondo Nacional de Turismo (Fonatur) y el gobierno federal; “tenemos cerca de 10 años denunciando una serie de graves violaciones, irregularidades de todo tipo”.

En esa ocasión, de la Torre agregó que el estacionamiento vehicular del megaproyecto, el club de playa y el faro, que es la estampa del lugar, estaban en el mismo proceso que el campo de golf.

Este miércoles al mediodía, Ochoa objetó que “esta persona que se dice el presidente de la asociación de condominios de Marina Ixtapa, es un farsante, quien solo expresa calumnias ofensivas.

Para ser presidente de condóminos del desarrollo, señaló, en primer lugar necesitas ser propietario, y de la Torre no es ni residente, vive en la zona comercial de Ixtapa.

“Creó una sociedad, y se manifestó buscando un lucro económico”, declaró el inversionista, al presidente lo nombra la asamblea de condóminos.

Consultado en su oficina, Ochoa Ornelas mostró el acta protocolizada, con fecha diciembre de 2006 ante el notario público número 2, Carlos Francisco Vargas Nájera, en la que participaron todos los condóminos, nombrando por mayoría de votos al ingeniero Alejandro Guerra Lira, como representante condominal de Marina Ixtapa.

El apoderado legal del desarrollo definió a de la Torre Rodríguez como “un parásito que anda buscando lucrar y sacar provecho. Su objeto son el lucro y la venganza; llegó con un velero viejo diciendo que yo era muy amigo de él y le había autorizado un muelle, tratando de engañar a la gerente”.

Negó el pago de las cuotas de mantenimiento por años, expresó Ochoa, se inició un procedimiento judicial y le embargaron su barco, “mismo que saldrá a remate en fecha próxima”.

“Me amenazó de que si no le regresaba el barco, dijo, me iba a fastidiar en los medios”.

Sobre la acusación de que me robé un campo de golf de Fonatur, subrayó Ochoa, en el año 1989 compré las 171 hectáreas en las que se desarrolló Marina Ixtapa; “no es una concesión, sino propiedad privada”.

La escritura maestra del megaproyecto, recordó, dice que se construirá un campo de golf.

Soy el apoderado legal, dijo, posterior a su compra, en 50 de las 171 hectáreas, se hizo el campo de golf, “cuando se compró no existía; nosotros lo hicimos”.

Incluso, por determinación de un juez se efectuó un levantamiento topográfico con la descripción de los 18 hoyos, refirió, se identificaron medidas y colindancias a fin de obtener las coordenadas de todo el campo, y poder tener una escritura del mismo.

Un juicio de usucapión en el que se demanda al fiduciario dejó a nombre de Desarrollo Marina Ixtapa el campo de Golf, aseguró, ambas obras son parte del condominio maestro; se hizo el levantamiento para tener la escritura pública del bien.

“Tengo las facultades como apoderado, enfatizó Ochoa, de cederlo, donarlo y hacer lo he me dé la gana”.

Sobre la contaminación de Marina Ixtapa por aguas negras a la que alude de la Torre, Ochoa contestó que los barcos no producen aguas negras porque nadie vive en ellos.

Y que de ser cierto lo que dice, la Marina sería víctima, más no victimaria.

Marina Ixtapa, puntualizó su apoderado legal, en octubre de 1999 pagó 12 millones de dólares a Fonatur, quien tras hacer su evaluación se comprometió a realizar las obras de infraestructura; sistema de agua potable y planta tratadora de aguas negras.

Vino la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), y Fonatur a revisar los cárcamos y drenaje de cada uno de los desarrollos, validando que se descargan en la linea de drenaje propiedad de Fonatur, detalló.

Incluso, existe un acta circunstanciada de Profepa que corrobora que las aguas negras de los condominios se van a la planta de Fonatur para ser tratadas y canalizadas para el riego de los campos de golf y otras áreas de Ixtapa.

Sobre el estacionamiento del club de playa, respondió que es el mismo caso, “forman parte de la propiedad”.

De los restaurantes y comercios de la parte baja, indicó que él no tiene qué ver con ellos; “son propiedades privadas”.

No obstante, comentó que con el temblor de semana santa de 2014, subió el nivel de agua en el lugar, causando algunas afectaciones en el piso y otros puntos del desarrollo, por lo que se le invirtió un millón de dólares en la rehabilitación.

Refiriéndose a de la Torre, el inversionista expresó: este cuate, se dice capitán, se dice ingeniero, está loco, es súper conflictivo, dice que yo me robo las cuotas de mantenimiento.

“No tengo antecedentes penales, puntualizó, nunca he estado en la cárcel; si dice que robé, porque no va y denuncia”.

E hizo mención de que todas las gasolineras náuticas el mundo te cobran un derecho de muelle, “está cobra el 17 por ciento, otras hasta el 30″. Fonatur, apuntó, cobra un dólar el pie de mantenimiento.

NO HAY COMENTARIOS

Deja un comentario