Sábado, noviembre 25, 2017
REFLEXIÓN

0 4

«Vi salir de la boca del dragón, de la boca de la bestia

y de la boca del falso profeta, tres espíritus inmundos semejantes a ranas

 Son espíritus de demonios». Apocalipsis 16: 13-14

VI QUE LOS SANTOS deben comprender a cabalidad la verdad presente y que han de sustentarla en las Escrituras. Necesitan comprender el tema del estado de los muertos; ya que aparecerán incluso espíritus de demonios que se harán pasar por sus seres queridos y parientes, y enseñaran que el día de reposo ha sido cambiado y otras doctrinas ajenas a la Biblia. Harán cuanto esté en su poder para despertar interés, y realizaran milagros delante de ellos para confirmar lo que declaren. El pueblo de Dios debe estar preparado para resistir a estos espíritus con la verdad bíblica de que los muertos nada saben y de que los que se les aparecen son espíritus de demonios. [. ..]

Hemos de examinar cuidadosamente el fundamento de nuestra esperanza, ya que tendremos que dar razón de ella basados en las Escrituras. Este engaño se difundirá y tendremos que enfrentarlo, y a menos que estemos preparados para ello, quedaremos confundidos y vencidos. Pero si hacemos todo lo que podemos de nuestra parte a fin de estar listos para el conflicto que nos espera, Dios hará su parte y su brazo todopoderoso nos protegerá. El mandaría todos los ángeles de la gloria para socorrer alas almas fieles y poner un cerco en derredor de ellas, antes que permitir que sean engañadas y extraviadas por los prodigios mentirosos de Satanás.

Vi con qué rapidez este engaño se estaba difundiendo. Se me mostro un ferrocarril que iba con la rapidez del rayo. El ángel me invito a mirar con atención. Fijé los ojos en el tren. Parecía que el mundo entero iba a bordo de él, y que no quedaba nadie sin subir. Dijo el ángel: «Se los esta atando en gavillas listas para ser quemadas». Luego me mostro al conductor, parecía una persona de porte noble y hermoso aspecto, a quien todos los pasajeros admiraban y reverenciaban. Yo estaba perpleja y pregunté a mi ángel acompañante quién era. Dijo: «Es Satanás. Es el conductor que adopta la forma de un ángel de luz. Ha tornado cautivo al mundo. Se han entregado a poderosos engaños, para creer una mentira y ser condenados. Este agente, el que le sigue en orden. es el maquinista y otros de sus agentes estén empleados en diferentes cargos según los necesite, y todos se dirigen hacia la perdición con la rapidez del rayo».

Pregunté al ángel si no quedaba nadie. Me invité a mirar en la dirección opuesta, y vi un grupo pequeño que viajaba por una senda angosta. Todos parecían estar firmemente unidos, ligados por la verdad.–Primeros escritos, cap. 21, pp. 121-122.

0 9

«Por mi causa los llevarán ante gobernadores y reyes

 para dar testimonio a ellos y a los gentiles».

Mateo 10: 18, NVI

CONFORME LA OPOSICION vaya tomando un carácter mas violento, los siervos de Dios se sentirán de nuevo desconcertados, pues les pareceré que son ellos mismos los que han precipitado la crisis; pero su conciencia y la Palabra de Dios les darán la seguridad de estar en lo correcto; y aunque sigan las pruebas se sentirán preparados para soportarlas. La lucha se endurece mas y mas, pero la fe y el valor de ellos aumentaran con el peligro. Este es el testimonio que darán: «No nos atrevemos a alterar la Palabra de Dios dividiendo su santa ley, considerando parte de ella esencial y parte de ella no esencial, para obtener el favor del mundo. El Señor a quien servimos puede librarnos. Cristo venció los poderes del mundo. ¿Nos va a atemorizar un mundo ya vencido?».

En sus diferentes formas, la persecución es el desarrollo de un principio que ha de subsistir mientras Satanás exista y el cristianismo conserve su poder vital. Una persona no puede servir a Dios sin despertar contra si la oposición de los ejércitos de las tinieblas. Le asaltaran malos ángeles alarmados al ver que su influencia les arranca la presa. Los malvados, reprendidos por el ejemplo de los cristianos, se unirán a ellos para procurar separarlo de Dios por medio de tentaciones sutiles. Cuando este plan fracase, emplearan la fuerza para violentar la conciencia.

Pero mientras Jesús siga intercediendo por la humanidad en el santuario celestial, los gobernantes y el pueblo seguirán sintiendo la influencia refrenadora del Espíritu Santo, la cual seguirá también dominando hasta cierto punto las leyes del país. Si no fuera por estas leyes, el estado del mundo seria mucho peor de lo que es. Mientras que muchos de nuestros legisladores son agentes activos de Satanás, Dios tiene también los suyos entre los caudillos de la nación. El enemigo empuja a sus servidores a que propongan medidas encaminadas a poner grandes obstáculos a la obra de Dios; pero los gobernantes que temen a Dios estén bajo la influencia de los santos ángeles para oponerse a tales proyectos con argumentos irrefutables. Es así como unos cuantos contienen una poderosa corriente del mal. La oposición de los enemigos de la verdad será coartada para que el mensaje del tercer ángel pueda hacer su obra. Cuando se dé la amonestación final, capturara la atención de aquellos lideres por medio de los cuales el Señor esta obrando en la actualidad, y algunos de ellos la aceptarán y estarán con el pueblo de Dios durante el tiempo de angustia.-El conflicto de los siglos, cap. 39, pp. 595-596

0 23

<<Si alguno adora a la bestia y a su imagen y recibe la marca en su frente o en su mano,

el también beberá del vino de la ira de Dios>>.

Apocalipsis 14: 9-10

¿CÓMO CONSIDERA el mundo la ley de Dios? Por todas partes la gente se rebela contra los preceptos divinos. En su deseo de evadir la cruz que acompaña a la obediencia, aun las iglesias están poniéndose de parte del gran apostata al sostener que la ley de Dios ha sido cambiada o invalidada. La gente, en su ceguera, se jacta de haber realizado progresos admirables y adquirido iluminación espiritual; pero los vigilantes celestiales ven que la tierra esta toda llena de corrupción y violencia. A causa de pecado, la atmosfera de nuestro mundo ha llegado a ser semejante a la de un centro de cuarentena.

Se debe realizar una obra de gran importancia en la proclamación de las verdades del evangelio, ya que es el medio ordenado por Dios para detener la oleada de corrupción moral. Es el medio que el emplea para restaurar su imagen en los seres humanos. En su remedio para la desorganización universal. Es el poder que une a la gente. La proclamación de estas verdades es el propósito del mensaje del tercer ángel. El Señor desea que la divulgación de este mensaje sea la obra mas destacada y grandiosa que se lleve hoy a cabo.

Satanás insta constantemente a los seres humanos a aceptar sus normas. Así procura contrarrestar la obra de Dios. Trata continuamente de presentar al pueblo escogido de Dios como un pueblo que ha sido engañado. Es el acusador de los hermanos, y emplea en forma persistente su poder contra los que obran justicia. El Señor desea contestar por medio de su pueblo las acusaciones de Satanás, mostrando a través del mismo el resultado de la obediencia a los principios correctos.

Toda la luz dada en tiempo pasados, y toda a que resplandece actualmente y se extiende hasta el futuro, según se revela en la Palabra de Dios; es para todo aquel que desee recibirla. La gloria de esa luz, que es la misma gloria del carácter de Cristo, debe manifestarse en el cristiano de manera individual, en la familia, en la iglesia, en el ministerio de la Palabra y en toda institución establecida por el pueblo de Dios. El desea ser ejemplos del poder salvador de las verdades del evangelio. Son instrumentos en el cumplimiento del gran propósito de Dios para la humanidad. Testimonios para la iglesia, t. 6 sec. 1, pp. 19-20.

0 9

<<Salgan de ella, pueblo mío, para que no sean cómplices de sus pecados,

ni los alcance ninguna de sus plagas>>.

Apocalipsis 18: 4, NVI

VI ANGELES que apresuradamente iban y venían de uno a otro lado del cielo, bajaban a la tierra y volvían a subir al cielo, como si se preparaban para realizar una tarea importante. Después vi otro ángel poderoso, al que se ordeno que descendiera a la tierra y uniera su voz a la del tercer ángel para dar fuerza y brío a su mensaje. Ese ángel recibió gran poder y gloria y al descender dejo toda la tierra iluminada con su gloria. La luz que rodeaba a este ángel penetraba todos los lugares mientras clamaba con fuerte voz: <<¡Ha caído, ha caído la gran Babilonia! Se ha convertido en habitación de demonios, en guarida de todo espíritu inmundo y en albergue de toda ave inmunda y aborrecible>> (Apoc. 18: 1-2). Aquí se repite el mensaje de la caída de Babilonia, tal como lo dio el segundo ángel, con la mención adicional de las corrupciones introducidas en las iglesias desde 1844. La obra de este ángel comienza a tiempo para unirse a la ultima magna obra del mensaje del tercer ángel cuando este se intensifica hasta ser un fuerte pregón. Así se prepara el pueblo de Dios para afrontar la hora de la tentación que ha de asaltarlo. Vi que sobre los fieles reposaba una luz impresionante, y que se unían para proclamar sin temor el mensaje del tercer ángel.

Otros ángeles fueron enviados desde el cielo en ayuda del potente ángel, y oí voces que por todas partes resonaban diciendo: <<¡Salgan de ella, pueblo mío, para que no sean cómplices de sus pecados, ni los alcance ninguna de sus plagas; pues sus pecados se han amontonado hasta el cielo, y de sus injusticias se ha acordado Dios>> (Apoc. 18: 4-5, NVI). Este mensaje parecía ser un complemento del tercer mensaje, pues se le unía como el clamor de medianoche se añadió en 1844 al mensaje del segundo ángel. La gloria de Dios reposaba sobre los pacientes y expectantes santos que llenos de valor daban la ultima y solemne amonestación, proclamando la caída de Babilonia y exhortando al pueblo de Dios a salir de ella para escapar de su terrible condenación.

La luz derramaba sobre los fieles iluminaba por todas partes; y aquellos que en las iglesias tenían alguna luz, y no habían oído ni rechazado los tres mensajes, obedecieron la exhortación y abandonaron las iglesias caídas. Muchos habían entrado en edad de razón y responsabilidad desde la proclamación de los mensajes, y la luz brillo sobre ellos, dándoles el privilegio de escoger entre  la vida y la muerte. Algunos escogieron la vida y se unieron con los que esperaban a su señor y guardaban todos sus mandamientos. Primeros escritos, cap. 65, pp. 331-332.

0 16

«Por tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones».

Mateo 28: 19

LOS SUCESOS de la vida de Cristo, su muerte y resurrección, las profecías que señalaban dichos acontecimientos, los misterios del plan de la salvación, el poder de Jesús para perdonar los pecados; de todas estas cosas los discípulos habían sido testigos, y debían darlas a conocer al mundo. Debían proclamar el evangelio de paz y salvación mediante el arrepentimiento y el poder del Salvador.

Antes de ascender al cielo, Cristo dio a los discípulos su comisión. Les dijo que debían ser los ejecutores del testamento por el cual él legaba al mundo los tesoros de la Vida eterna. «Ustedes han sido testigos de mi vida de sacrificio en favor del mundo –les dijo-. Han visto lo que he hecho por Israel. Y aunque mi pueblo no quiso acudir a mi para poder tener vida, a pesar de que los sacerdotes y gobernantes han hecho conmigo lo que querían, aunque me han rechazado, tendrán todavía otra oportunidad de aceptar al Hijo de Dios. Han visto que recibo libremente a todos los que Vienen a mi confesando sus pecados. Al que a mi viene no lo rechazaré de ninguna manera. Les encomiendo a ustedes, mis discípulos, este mensaje de misericordia. Han de darlo tanto a los judíos como a los gentiles, primero a Israel y luego a todas las naciones, lenguas y pueblos. Todos los que crean integraran la iglesia».

La gran comisión evangélica es la carta magna misionera del reino de Cristo. Los discípulos habían de trabajar fervorosamente por las almas, dando a todos la invitación de misericordia. No debían esperar que la gente viniera a ellos, sino ir a ellos con su mensaje.

Los discípulos habían de realizar su obra en el nombre de Cristo. Todas sus palabras y hechos habían de llamar la atención al poder vivificador de su nombre para salvar a los pecadores. Su fe habría de concentrarse en Aquel que es la fuente de la misericordia y el poder. En su nombre habían de presentar sus peticiones ante el Padre, y recibirían respuesta. Habían de bautizar en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. El nombre de Cristo seria su consigna, su divisa distintiva, su vinculo de unión, la autoridad para su curso de acción y la fuente de su éxito. Nada que no llevara su nombre y su inscripción había de ser reconocido en su reino.—Los hechos de las apóstoles, cap. 3, pp. 22-23.

0 16

«Por eso, si les dicen: “¡Miren que esta en el desierto!”, no salgan; o: “¡Miren que esta en la casa!”, no lo crean».

Mateo 24: 26, NVI

EL PUEBLO DE DIOS no so dejara engañar. Las enseñanzas del falso Cristo no estén a tono con las Sagradas Escrituras. Su bendición va dirigida a los que adoran la bestia y su imagen, precisamente aquellos sobre quienes se derramara la ira de Dios según las Escrituras.

Además, no se le permitirá a Satanás simular la manera en que vendrá Jesús. El Salvador previno a su pueblo contra este engaño y predijo claramente Como será su segundo advenimiento. «Porque vendrán falsos mesías y falsos profetas; y harán grandes señales y milagros, para engañar, a ser posible, hasta a los que Dios mismo ha escogido […]. Por eso, si les dicen: “Miren, allí esta, en el desierto”, no vayan; o si les dicen: “Miren, aquí esta escondido”, no lo crean. Porque como un relámpago que se ve brillar de oriente a occidente, así será cuando regrese el Hijo del hombre» (Mat. 24: 2427, DHH). Es imposible imitar semejante aparición. Todos la conocerán y el mundo entero la presenciara.

Solo los que hayan estudiado diligentemente las Escrituras y hayan recibido el amor de la verdad en sus corazones, serán protegidos de los poderosos engaños que cautivaran al mundo. Gracias al testimonio bíblico descubrirán al engañador bajo su disfraz. El tiempo de prueba llegara para todos. Por medio del cedazo de la tentación se reconocerá a los verdaderos cristianos. ¿Se sienten los hijos de Dios actualmente bastante fumes en la Palabra divina para no ceder al testimonio de sus sentidos? ¿Se atendrán ellos en semejante crisis a la Biblia y a la Biblia sola? Si Satanás pudiera, les impediría que logren la preparación necesaria para estar fumes en aquel día. Dispondrá las cosas de modo que les obstruya el camino; los aturdirá con bienes terrenales, les hará llevar una carga pesada y abrumadora para que sus corazones se sientan recargados con los cuidados de esta Vida y que el día de la prueba los sorprenda como ladrón.

Cuando el decreto promulgado por los diversos príncipes y dignatarios de la cristiandad contra los que observan los mandamientos, suspenda la protección y las garantías del gobierno y los abandone a los que tratan de aniquilarlos, el pueblo de Dios huiré de las ciudades y de los pueblos y se unirá en grupos para vivir en los lugares mas desiertos y solitarios. Muchos encontraran refugio en puntos de difícil acceso en las montañas. Como los cristianos de los valles del Piamonte, convertirán los lugares elevados de la tierra en santuarios suyos y darán gracias a Dios por las «fortalezas de tocas» (Isa. 33: 16, RV60). Pero muchos seres humanos de todas las naciones y de todas clases, grandes y pequeños, ricos y pobres, negros y blancos, serán arrojados en la mas injusta y cruel servidumbre.- El conflicto de los siglos, cap. 40, pp. 609-610.

0 17

«Porque se levantaran falsos cristos y falsos profetas,

y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañaran,

si es posible, mm a los escogidos».

Mateo 24: 24

PRONTO APARECERAN en el cielo señales pavorosas de carácter sobrenatural, en prueba del poder milagroso de los demonios. Los espíritus de los demonios irán en busca de los reyes de la tierra y por todo el mundo para aprisionar a los seres humanos con engaños e inducirlos a que se unan a Satanás en su lucha final contra el gobierno de Dios. Mediante estos agentes, tanto los príncipes como los súbditos serán engañados. Surgirán entes que se autoproclamaran como Cristo y reclamaran los títulos y el culto que pertenecen al Redentor del mundo. Realizaran curaciones milagrosas y asegurarán haber recibido del cielo revelaciones contrarias al testimonio de las Sagradas Escrituras.

El acto capital que coronara el gran drama del engaño seré que el mismo Satanás se hará pasar por Cristo. Hace mucho que la iglesia profesa esperar el advenimiento del Salvador como consumación de sus esperanzas. Pues bien, el gran engañador simulara que Cristo habrá venido. En varias partes de la tierra, Satanás se manifestara a los hombres como un ser majestuoso, de un brillo deslumbrador, parecido a la descripción que Juan da del Hijo de Dios en el Apocalipsis (Apoc. 1: 13-15). La gloria que le rodee superara cuanto hayan visto los ojos de los mortales. El grito de triunfo repercutirá por los aires: «;Cristo ha venido! ¡Cristo ha venido!». El pueblo se postrara en adoración ante el, mientras levanta sus manos y pronuncia una bendición sobre ellos así como Cristo bendecía a sus discípulos cuando estaba en la tierra. Su voz es suave y acompasada aunque llena de melodía. En tono amable y compasivo, enuncia algunas de las verdades celestiales y llenas de gracia que pronunciaba el Salvador; cura las dolencias del pueblo, y luego, en su falsificado carácter de Cristo, asegura haber mudado el día de reposo del sábado al domingo y manda a todos a que santifiquen el día bendecido por él. Declara que aquellos que persisten en santificar el séptimo día blasfeman su nombre porque se niegan a oír a sus ángeles, que les fueron enviados con la luz de la verdad. Es el engaño mas poderoso y resulta casi irresistible. Como los samaritanos fueron engañados por Simón el Mago, así también las multitudes, desde los mas pequeños basta los mayores, creen en ese engaño y dicen: «Este es el gran poder de Dios» (Hech. B: 10).–El conflicto de los siglos, cap. 40, pp. 608-609.

0 19

«Entonces el dragón se lleno de ira contra la mujer y se fue a hacer la guerra

contra el resto de la descendencia de ella, contra los que guardan

los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo».

Apocalipsis 12: 17

POR MEDIO de los dos errores capitales, el de la inmortalidad del alma y el de la santidad del domingo, Satanás atrapara a los seres humanos en sus redes. Mientras que el primero forma la base del espiritismo, el segundo crea un lazo de empatía con Roma. Los protestantes de los Estados Unidos serán los primeros en tender las manos a través de un doble abismo al espiritismo y al poder romano; y bajo la influencia de esta triple alianza ese país marchara en las huellas de Roma, pisoteando los derechos de la conciencia.

En la medida en que el espiritismo imita mas de cerca al cristianismo nominal de nuestros días, tiene también mayor poder para engañar y seducir. Según el pensamiento moderno, Satanás mismo se ha convertido. Se manifestara bajo la forma de un ángel de luz. Por medio del espiritismo han de cumplirse milagros, los enfermos sanaran, y se realizarán muchos prodigios innegables. Y como los espíritus profesarán creer en la Biblia y manifestarán respeto por las instituciones de la iglesia, su obra será aceptada como manifestación del poder divino.

La línea de separación entre los que profesan ser cristianos y los impíos es actualmente apenas perceptible. Los miembros de las iglesias aman lo que el mundo ama y están listos para unirse a ellos. Satanás tiene resuelto unirlos en un solo cuerpo y, de este modo, robustecer su causa atrayéndolos a todos alas filas del espiritismo. Los papistas, que se jactan de sus milagros como una señal indiscutible de que su iglesia es la verdadera, serán fácilmente engañados por este poder maravilloso, y los protestantes, que han desechado el escudo de la verdad, serán igualmente seducidos. Los papistas, los protestantes y los mundanos aceptarán igualmente esta forma de piedad carente de poder, y verán en esta unión un gran movimiento para la conversión del mundo y el comienzo del milenio tan largamente esperado.

El espiritismo hace parecer a Satanás como benefactor de la raza humana, que sana las enfermedades del pueblo y profesa presentar un sistema religioso nuevo y mas elevado; pero al mismo tiempo obra como destructor.–El conflicto de los siglos, cap. 37, pp. 574-575.

0 15

«¡La calamidad no se repetirá!».

Nahúm 1: 9, NVI

LA REBELDIA DE SATANAS, como un testimonio perpetuo de la naturaleza y de los resultados terribles del pecado, debía servir de lección al universo en todo el curso de las edades futuras. La obra del gobierno de Satanás, sus efectos sobre la humanidad y los ángeles, dejarían claros los resultados del desprecio de la autoridad divina. Demostrarían que de la existencia del gobierno de Dios y de su ley depende el bienestar de todas las criaturas que él ha formado. De este modo, la historia del terrible experimento de la rebeldía, seria para todos los seres santos una salvaguardia eterna destinada a precaverlos contra todo engaño respecto a la índole de la transgresión, y a guardarlos de cometer pecado y de sufrir el castigo consiguiente.

El gran usurpador siguió justificándose hasta el fin mismo de la controversia en el cielo. Cuando se dio a conocer que, junto a todos sus secuaces, iba a ser expulsado de las moradas de la dicha, el jefe rebelde declaro audazmente su desprecio de la ley del Creador. Reitero su aserto de que los ángeles no necesitaban sujeción, sino que había que dejarlos seguir su propia voluntad, que los dirigiría siempre bien. Denuncio los estatutos divinos como restricción de su libertad y declaro que el objeto que él perseguía era asegurar la abolición de la ley para que, libres de esta traba, las huestes del cielo pudieran alcanzar un grado de existencia mas elevado y glorioso.

De común acuerdo Satanás y sus seguidores culparon a Cristo de su rebelión, declarando que si no hubieran sido censurados, no se habrían rebelado. Así, obstinados y arrogantes en su deslealtad, vanamente empecinados en trastornar el gobierno de Dios al mismo tiempo que en son de blasfemia, decían ser ellos mismos victimas inocentes de un poder opresivo, el gran rebelde y todos sus secuaces fueron al fin echados del cielo.

El mismo espíritu que fomentara la rebelión en el cielo continua inspirándolo en la tierra. Satanás ha seguido con los seres humanos la misma política que siguió con los ángeles. Su espíritu impera ahora en los hijos de la desobediencia. Como él, tratan estos de romper el freno de la ley de Dios, y prometen la libertad mediante la transgresión de los preceptos de aquella. La reprensión del pecado despierta aun el espíritu de odio y resistencia. Cuando los mensajeros que Dios envía para amonestar tocan a la conciencia, Satanás induce a la humanidad a que se justifique y a que busque el apoyo de otros en su camino de pecado. En lugar de enmendar sus errores, despiertan la indignación contra el que los reprende, como si este fuera la única causa de la dificultad. Desde los días del justo Abel hasta los nuestros, tal ha sido e1 espíritu que se ha manifestado contra quienes osaron condenar el pecado.-El conflicto de los siglos, cap. 30, pp. 489-490.

0 17

«A ti te daré todo el poder de estos reinos y la gloria de ellos,

porque a mi me ha sido entregada y a quien quiero la doy».

Lucas 4: 6

CUANDO JESUS fue llevado al desierto para ser tentado, fue llevado por el Espíritu de Dios. El no invito a la tentación. Fue al desierto para estar solo, para contemplar su misión y su obra. Por medio del ayuno y la oración, debía fortalecerse para andar en la senda manchada de sangre que iba a recorrer. Pero Satanás sabia que el Salvador había ido al desierto, y pensó que esa era la mejor ocasión para atacarlo. Grandes eran para el mundo los resultados que estaban en juego en el conflicto entre el Príncipe de la luz y el caudillo del reino de las tinieblas. Después de inducir al ser humano a pecar, Satanás reclamo la tierra como suya, y se llamo «príncipe de este mundo». Habiendo hecho conformar a su propia naturaleza al padre y a la madre de nuestra especie, pensé establecer aquí su imperio. Declaro que la humanidad lo había elegido como soberano suyo. Mediante su dominio de los seres humanos, dominaba el mundo. Cristo había venido para desmentir la pretensión de Satanás. Como Hijo del hombre, Cristo iba a permanecer leal a Dios. Así se demostraría que Satanás no había obtenido complete dominio de la especie humana, y que su pretensión al reino del mundo era falsa. Todos los que desearan liberación de su poder, podrían ser librados. El dominio que Adán había perdido por causa del pecado, seria recuperado.

Desde el anuncio hecho a la serpiente en el Edén; «Pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya» (Gén. 3: 15). Satanás sabia que no ejercía dominio absoluto sobre el mundo. Veía en los seres humanos la obra de un poder que resistía a su autoridad. Con intenso interés, medito en los sacrificios ofrecidos por Adán y sus hijos. En esta ceremonia discernía el símbolo de la comunión entre la tierra y el cielo. Se dedicó a obstaculizar esta comunión. Represento falsamente a Dios, así como los ritos que señalaban al Salvador. Indujo a la humanidad a temer a Dios como a un ser que se deleitaba en la destrucción. Los sacrificios que debían revelar su amor, eran ofrecidos únicamente para apaciguar su ira. Satanás incitaba las malas pasiones humanas a fin de asegurar su dominio sobre ellos. Cuando Dios dio su palabra escrita, Satanás estudio las profecías del advenimiento del Salvador. De generación en generación, trabajé para cegar a la gente en cuanto a estas profecías, a fin de que rechazara a Cristo en ocasión de su venida.-El Deseado de todas [as gentes, cap. 12, pp. 93-94.

Noticias al azar

0 55
LA REDACCIÓN Fue reconocido el joven abatido en una balacera entre civiles armados y elementos de las Fuerzas Estatales en la colonia Aeropuerto, en la...