Miércoles, febrero 21, 2018
REFLEXIÓN

0 11

«Desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación» (1 Pedro 2: 2).

SI ANHELAMOS crecer espiritualmente, necesitamos desearlo e ir a la fuente que es Cristo Jesús y, como un niño indefenso, ser sostenidos por los brazos de Cristo. E. G. White arroja luz sobre esta metáfora:

El niño no puede por su solicitud o poder propio añadir algo a su estatura. Ni vosotros podréis por vuestra solicitud o esfuerzo conseguir el crecimiento espiritual. La planta y el niño crecen al recibir de la atmósfera circundante aquello que sostiene su vida: el aire, el sol y el alimento (E. G. White, El camino a Cristo, pág. 60).

El aire y el sol simbolizan la presencia de Cristo en nuestro corazón. El alimento es la palabra de Dios que llena diariamente nuestra vida. El apóstol Pablo nos aconseja: «La palabra de Cristo habite en abundancia en Vosotros. Enseñaos y exhortaos unos a otros en toda sabiduría. Cantad con gracia en vuestros corazones al Señor, con salmos e himnos y cánticos

espirituales» (Colosenses 3: 16).

El niño crece mejor con la leche de la madre, porque procede de quien lo trajo al mundo. Tiene que ser deseada para que alimente y ayude a crecer adecuadamente. Por eso, nuestro Señor Jesucristo dijo: <<Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados» (Mateo 5: 6). Si no tenemos hambre, llegaremos a la desnutrición aunque haya suficiente alimento. El niño que no se alimenta, no crece. La persona que no se alimenta adecuadamente de la Palabra de Dios carece de fuerzas, no crecerá normalmente y entonces morirá.

El Señor Jesús mencionó en su oración pastoral: <<Santifícalos en tu verdad: tu palabra es verdad» (juan 17: 17). La palabra de Dios es el alimento que más hace crecer al creyente.

El deseo del Señor es que crezcamos en la gracia, en la fe y en el cuerpo de Cristo, para que su amor abunde más y más en nuestra vida. Porque donde hay vida, habrá crecimiento y fructificación. Pero a menos que crezcamos en la gracia, nuestra espiritualidad se empequeñecerá y será enfermiza y estéril. Únicamente mediante el crecimiento podemos cumplir el propósito de Dios.

Hoy, elevemos nuestra mirada y fijémosla en Jesús, el autor y consumador de nuestra fe.

0 12

<<Sera como árbol plantado junto a corrientes de aguas, que da su fruto en su tiempo>> (Salmos 1:3).

DIOS HA PROMETIDO: «Yo me volveré a vosotros, os haré crecer, os multiplicare y afirmare mi pacto con vosotros» (Levítico 26: 9). ¿Cómo podemos crecer en Cristo? El salmista ilustra el crecimiento de un creyente en el camino de Dios, que busca el reino con rectitud, semejante a un árbol plantado junto a las aguas (Salmos 1: 3). Tienen que ser aguas corrientes y vivas. Las aguas corrientes contienen energía y oxígeno combinado con hidrógeno. También contienen sales, gases y sustancias procedentes de las rocas, estratos y aire. Todo esto es indispensable para el crecimiento.

El apóstol Pablo, hablando del pueblo de Israel, menciona: <<Todos bebieron la misma bebida espiritual, porque bebían de la roca espiritual que los seguía. Esa roca era Cristo» (1 Corintios 10: 4). Cristo es la fuente de agua viva y todo el que sea cimentado junto a el, crecerá como el árbol plantado junto a corrientes de agua: frondoso, lleno de hojas y con frutos delicados. Crecerá en su relación con Dios, en el conocimiento de su Palabra y en el cumplimiento de la misión.

El Salmo 1 afirma que el buen árbol da su fruto en su tiempo. Esto quiere decir que las grandes sequías y las plagas mortales no lo afectan y, por lo tanto, no tiene crisis de crecimiento. Su hoja no cae. Esto tiene que ver con las acciones, con los frutos del árbol. Pero todo depende de permanecer en la fuente de aguas vivas. Si se aleja de la fuente, llega a ser un árbol estéril, se seca y muere. ¿Quieres crecer? Bebe de la fuente, que es Cristo Jesús.

La Biblia dice que seremos llamados árboles de justicia, plantío de Dios, para gloria suya (Isaías 61: 3). E. G. White lo describe de esta manera:

Como la rama depende del tronco principal para su crecimiento y fructificación, así también vosotros necesitáis el auxilio de Cristo para poder vivir una vida santa. Fuera de el no tenéis vida. No hay poder en vosotros para resistir la tentación o para crecer en la gracia o en la santidad. Morando en el, podéis florecer: Recibiendo vuestra vida de él. no es marchitareis ni seréis estériles. Seréis como el árbol plantado de aguas (E. G. White, El camino a Cristo, pág. 61).

Empieza el día en unión a el. jamás te defraudará.

0 17

«Nosotros persistiremos en la oración y en el ministerio de la Palabra (Hechos 6: 4)

NO DE LOS EJEMPLOS mas grandes de una vida de oración es el de nuestro Señor Jesucristo, quien dedico tiempo suficiente a la oración como medio para mantener su relación con el Padre y hacer su voluntad. La oración era una de sus prioridades diarias. Pasaba noches enteras orando a solas con Dios. Cuando le toco elegir a sus doce apóstoles, la oración desempeño un papel importantísimo: «En aquellos días él fue al monte a orar, y paso la noche orando a Dios» (Lucas 6: 12). E. G. White enfatiza este habito de Jesús:

Ninguna vida fue tan llena de trabajo y responsabilidad como la de Jesús, y, sin embargo, cuan a menudo se le encontraba en oración. Cuan constante era su comunión con Dios […]. Como uno de nosotros, participante de nuestras necesidades y debilidades, dependía enteramente de Dios, y en el lugar secreto de oración, buscaba fuerza divina, a fin de salir fortalecido para hacer frente a los deberes y las pruebas (E. G. White, A fin de conocerle, pág. 257).

Charles Swindoll, en su libro Pásame otro ladrillo, menciona que la oración nos hace esperar, nos ayuda a dejar la situación en las manos de Dios, aclara nuestra visión y se encarga de deshacer la neblina que haya en nuestro camino. La oración tranquiliza el corazón y reemplaza la ansiedad por un espíritu de calma. La oración activa nuestra fe, nos da confianza y seguridad en Dios.

Para mantener nuestra relación con Jesús, es necesario además el estudio constante de su Palabra (Juan 5: 39). E1 consejo es:

Guárdese de no descuidar la oración secreta ni el estudio de la Palabra de Dios. Estas son las armas que debe emplear en contra de aquel que lucha por impedir su progreso hacia el Cielo. El primer descuido de la oración y del estudio de la Biblia hace que el segundo sea mas fácil. La primera oposición a la suplica del Espíritu prepara el camino para la segunda oposición. Esa es la forma como se endurece el corazón y se cauteriza la conciencia (White, Exaltad a Jesús, pág. 293).

En su libro La evangelización en la iglesia primitiva, Michael Green comenta: «Todo reavivamiento espiritual empezó en grupos pequeños de oración y estudio en momentos de quietud y compañerismo» (pág. 365). El estudio de la Biblia y la oración se potencian entre si, profundizan nuestra relación con Dios y perfeccionan nuestro carácter. Hoy, dediquemos tiempo suficiente para orar y meditar en su Palabra.

0 17

«No puedo yo hacer nada por mi mismo; según oigo, así juzgo, y mi juicio es justo, porque no busco mi voluntad, sino la voluntad del Padre, que me envió» (Juan 5: 30).

COMIENZO CON UNA PREGUNTA: ¿Como podemos saber cual es la voluntad del Padre para cumplirla? «Esta es la voluntad del que me ha enviado: que todo aquel que ve al Hijo y cree en el tenga vida eterna; y yo lo resucitare en el día final» (Juan 6: 40). La voluntad de Dios es que desarrollemos una intima relación con su Hijo Jesucristo, una dependencia continua.

El Comentario bíblico adventista explica: «La completa sumisión de Jesús a su Padre es para los creyentes una seguridad de que todo lo que Jesús hace para ellos tiene su origen en el amante corazón de Dios» (t. 5, pág. 945). Por esta razón, Juan registro las palabras de Jesús: «Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que permanece para vida eterna, la cual os dará el Hijo del Hombre, porque a este señalo Dios, el Padre» (Juan 6: 27). E1 trabajo que aquí Jesús reprocha no es el necesario para ganarse la vida. Lo que Jesús esta reprochando es el habito de trabajar solamente por las cosas perecederas e ignorar las cosas eternas. Lo mas importante en la vida cristiana es depender diariamente de nuestro Dios y alimentarnos de el todo el tiempo, pidiendo dirección y dependencia absoluta.

En Juan 4: 34, Jesús dijo: «Mi comida es que haga la voluntad del que me envió, y que acabe su obra». No podemos andar de acuerdo a nuestra propia voluntad, porque esta dañada y no es una brújula segura. Por esta razón, hay que desechar la voluntad propia y someterse a la voluntad de Dios. E. G. White aconseja:

Sus siervos de hoy harán bien en preguntarse: «¿Que clase de voluntad estoy cultivando individualmente? ¿Estoy complaciendo mis propios deseos y obstinación?». Si estamos haciendo esto corremos un grave peligro, porque Satanás siempre gobernara la voluntad que no esta bajo el control del Espíritu de Dios. Cuando coloquemos nuestra voluntad al unísono con la voluntad de Dios, se vera en nuestras vidas la santa obediencia manifestada en la vida de Cristo (E. G. White, Mente, carácter y personalidad, L. 2, pág. 334).

Contesta con sinceridad las preguntas anteriores y sin importar la respuesta, puedes acercarte a Dios pidiendo el poder del Espíritu Santo para manifestar en tu vida la santa obediencia.

0 17

«Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de el sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios» (Hebreos 12:2).

EL GRAN LÍDER DEL PUEBLO DE ISRAEL, Moisés, fue un hombre que deposito toda su confianza en Dios. Cuando el Padre le pidió que llevara al pueblo a la tierra de Canaán, el Clamo de esta manera: «Si tu presencia no ha de acompañarme, no nos saques de aquí» (Éxodo 33; 15). Dios respondió a su gran deseo y disposición: «Mi presencia te acompañara, y te daré descanso» (Éxodo 33: 14). De esta manera, Dios guio a su pueblo por el desierto hasta llegar a Canaán. Los guio de día con una nube que los cubría del sol y de la tempestad, y que les indicaba el camino correcto. De noche, se valió de una columna de fuego que les alumbraba para ser librados de los animales feroces y venenosos.

Moisés escribió el Salmo 91 mientras andaba por el camino del desierto: «El que habita al abrigo del Altísimo morara bajo la sombra del Omnipotente. Diré yo a Jehová: “Esperanza mía y castillo mío; mi Dios, en quien confiare”» (Salmos 91: 1, 2). ¿Quieres poner tu vida en las manos de Dios y unirte a el para siempre? El apóstol Pablo menciona: «De la manera que habéis recibido al Señor Jesucristo, andad en el» (Colosenses 2: 6). Debemos andar con Cristo en el Espíritu (Efesios 4: 1, 3), en la unidad de la fe (vers. 13) y en el amor (vers. 15).

Cuando nos unimos al Señor, llegamos a ser uno con el. Así lo dice la Escritura: «El que se une al Señor, un espíritu es con el» (1 Corintios 6: 17). Es por eso que «la única defensa contra el mal consiste en que Cristo more en el corazón por la fe en su justicia» (E. G. White, El Deseado de todas las gentes, pág. 291). Hoy, Cristo nos invita: «Yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entrare a el, y cenaré con él y el conmigo» (Apocalipsis 3: 20).

0 28

«Hablamos, no con palabras enseñadas por la sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual» (1 Corintios 2: 13).

VARIOS FACTORES afectan nuestra relación con Dios. Uno de ellos es el secularismo. Este estilo de vida nos conduce a un vacío existencial, a la soledad y al aburrimiento; todo neutraliza nuestra sensibilidad espiritual, hasta que finalmente nos lleva a la dureza de corazón.

Nuestro problema es que tendemos a postergar nuestro tiempo con Dios para estar atareados y ocupados en las actividades de la iglesia, así que lo espiritual se sustituye por la actividad, y aun cuando todo tiene su lugar, nuestro tiempo con Dios debería ser un prioridad al comenzar el día. Las preocupaciones de la vida cotidiana, como el trabajo, el estudio y el cuidado del hogar, son factores que pueden romper la conexión espiritual que tenemos con Dios. Trabajamos bajo tanta presión, concentrados en procesos, procedimientos y la resolución de los problemas que nos tienen tan presionados, que nuestra mente queda prendada de las cosas terrenales, y así fácilmente nos olvidamos de Dios.

La tecnología es otra herramienta que Satanás utiliza para separarnos de Dios. Incluso, es todavía mas peligrosa porque, generalmente, cuando la usamos, nuestros sentidos pueden contaminarse con imágenes corruptas o secuencias de dudosa moralidad. Cuando nos sentamos frente a la televisión o el monitor de la computadora para navegar en Internet, generalmente bajamos la guardia y dejamos que el maligno introduzca toda clase de imágenes y palabras para transformar nuestra conciencia.

Todo lo que afecte nuestra comunicación y relación cercana con nuestro Dios afecta la espiritualidad que tanto necesitamos incrementar cada día, porque es la fuerza que nos sostiene ante cualquier tribulación. Sin embargo, podemos cultivar la relación intima con Dios hasta en un ambiente permeado de inmoralidad.

No existen excusas para no desarrollar una espiritualidad vibrante; aun en medio de las condiciones mas desafiantes. Dios desea concedernos el Espíritu Santo si se lo pedimos ahora. Búscalo, le interesa muchísimo estar contigo.

0 20

 (Misael Tamayo Hernández, in memóriam)

Este miércoles el PRD estaría reanudando la sesión de su Consejo Político Estatal, para definir las candidaturas locales y federales. Eso fue lo que trascendió ayer, en medio de rumores de guerra al interior del partido del Sol Azteca; por ejemplo, el líder de la CODUC, Sebastián de la Rosa Peláez corrió el rumor de que su grupo renunciaría en masa, por el “agandalle” de cargos de parte del grupo de Nueva Mayoría, que encabezan en sus dos facciones el alcalde de Acapulco, Evodio Velázquez Aguirre, y la precandidata al Senado, Beatriz Mojica Morga.

No es para menos. A Sebastián de la Rosa de verdad que le ha ido mal, pues primero lo chamaqueó Ángel Aguirre Rivero, proponiéndolo como aspirante al Senado, y conjuntando a 9 de 11 tribus a su favor, a sabiendas de que esos cargos se definen en el nivel federal, donde finalmente se determinó que la fórmula del PRD en Guerrero al Senado de la República, la encabezara una mujer.

Fue así que el afamado Zorrillo se registró y al siguiente día tuvo que renunciar a su aspiración, anunciando en conferencia de prensa que no tenía definido aún su destino, pero dejó abierta la posibilidad de trasladarse al Morena, considerando que no aceptaba hacer campaña por el panista Ricardo Anaya Cortés.

Alguien maniobró ahí dentro para que el Zorrillo se quedara en el partido, pero la verdad es que solamente lo están entreteniendo para evitar que la poderosa CODUC, uno de los escasos grupos políticos que hace una constante gestión de recursos y programas para sus miembros, pasara a engrosar las filas del Morena. NO lo lograron del todo, porque hay miembros de esa organización que ya están participando en la coalición “Juntos haremos historia”, a través del Partido del Trabajo y bajo el liderazgo de Victoriano Wences Real.

Tal vez Sebastián de la Rosa se dará cuenta demasiado tarde que cambió el oro por espejitos. Sabemos que la diputada Maricarmen Cabrera Lagunas es una de sus pupilas más avanzadas y tal vez la única que le interese colocar realmente en alguna alcaldía, sobre todo porque –de lograrlo-, estaría gobernando uno de los municipios más importantes del estado: Zihuatanejo.

Pero dada la rebatinga de cargos, nada es seguro. Vemos difícil que el resto de las tribus acceda a que Cabrera Lagunas encabece la candidatura de la coalición “Por México al Frente” en Zihuatanejo, a menos que tenga el apoyo irrestricto de los partidos aliados; esto es, Movimiento Ciudadano y el PAN. Del primero, ya el diputado Silvano Blanco Deaquino aceptó apoyar a Maricarmen, pero los panistas difícilmente votarán a favor de la amiga de Sebastián, quien ha dicho abiertamente desde antes de que se pactara el frente a nivel nacional, que votaría por una coalición entre la izquierda y la derecha única y exclusivamente si el candidato era un perredista, concretamente Miguel Ángel Mancera, el jefe de gobierno de la Ciudad de México.

Sebastián ha tenido que irse tragando sus palabras. Primero Mancera no fue el candidato. Segundo declinó su aspiración al Senado. Tercero dijo que se iría del PRD pero se quedó.

Así que ante el rumor de que “ahora sí” Sebastián y su CODUC saldrían por piernas del partido, no podemos más que decir que es muy ojona para ser bonita. Aunque se fuera, ya no sería algo tan espectacular ni tan aplaudido, porque entonces sí demostraría que se fue porque no le dieron taco, en lugar de irse por una convicción política firme.

En cuanto al reparto de los cargos, tampoco dudamos que esté pelada la vaca, porque no olvidemos que en eso del reparto, el que tiene más saliva, come más pinole.

0 23

«Todos bebieron la misma bebida espiritual, porque bebían de la roca espiritual que los seguía. Esa roca era Cristo» (1 Corintios 10: 4).

LA VIDA ESPIRITUAL de cada creyente debe ir en continuo crecimiento. Sin embargo, actualmente se percibe una atmosfera de apatía espiritual en muchas comunidades cristianas. La tibieza espiritual, la falta de interés en la Palabra, en la oración y la falta de alegría, son algunos síntomas. Mientras tanto, en nuestra sociedad aumentan la delincuencia, la corrupción y la deshonestidad. La falta de valores morales y el poco interés por tomar en cuenta a Dios, son factores que contribuyen a que el mal se propague por todas partes.

En realidad, esa es la base de todos los problemas que existen. El secularismo nos ha preparado para pensar mas en lo material que en los asuntos éticos, pero el mayor problema del hombre es interno, esta en el corazón. Si fuéramos mas espirituales, seriamos mas sensibles a la voz de Dios. Philip G. Samaan menciona: «La satisfacción no proviene de las cosas materiales sino de la experiencia de intimidad con Dios».

Debemos preguntarnos: ¿En que consiste la espiritualidad? ¿Es algo mas que programas de énfasis espiritual? ¿Se trata de dedicación, humildad, ayunos, retiros espirituales o mas devoción? La crisis espiritual que esta minando al mundo y a la iglesia no se resuelve con mas programas, sino con un reavivamiento de la piedad, y para lograr este objetivo, solamente la Palabra de Dios puede renovar y transformar nuestras vidas.

Debemos preocuparnos cada día por tener una relación mas estrecha con nuestro Dios; una relación de amistad, de compañerismo con el. E. G. White menciona:

Si quitamos la vista del yo y mantenemos una correcta relación con Dios, manifestaremos una paciencia y una amabilidad que nos convertirán en una bendición para todos aquellos con quienes nos relacionemos. Necesitamos mantener una buena comunicación con el Señor, pues no estamos seguros a menos que nos coloquemos bajo el amplio escudo de la Omnipotencia. Solo allí puede realizar el Señor, por medio de nosotros, el querer y el hacer su buena voluntad, en tanto obramos nuestra salvación con temor y temblor (E. G. White, A fin de conocerle, pág. 243).

Oremos y estudiemos mas la Palabra de Dios, para fortalecer la comunicación con el y experimentar verdadero crecimiento espiritual.

0 23

«El Dios de la esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer, para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu Santo» (Romanos 15: 13).

¿PUEDE HABER ESPERANZA en un mundo lleno de tinieblas? Cuanto mas oscuro es el mundo, mas resplandece la esperanza en Cristo Jesús. Muchas personas concentran su confianza en cosas que no pueden proveer seguridad: dinero, poder, fama, en seres humanos falibles; pero nada terrenal puede brindar esperanza real.

La esperanza es esencial y sin ella no podemos sobrevivir. Por lo tanto, es el antídoto para el temor que invade nuestro mundo y asalta a cada uno de nosotros. Muchos no tienen esperanza futura, y por eso se enfocan en el presente inmediato, en el placer instantáneo y la satisfacción. No tienen un futuro que esperar, nadie en quien depositar su esperanza.

El 30 de octubre de 2006, dos alpinistas mexicanos, Alfonso de la Parra y Andrés Delgado, intentaron escalar el monte Everest (el mas alto del planeta, con 8848 metros de altura). Antes de llegar a la cima, se perdieron a causa de una nevada muy intensa. Sus familiares y amigos dieron aviso a las autoridades. Los rescatistas especializados buscaron por tierra y también usaron helicópteros pero no pudieron hallarlos.

Los familiares les preguntaron si podían mantener la expectativa de encontrarlos con vida. Respondieron que solamente podrían sobrevivir cinco o siete días en aquellas condiciones. Mas allá de ese periodo, no habría esperanzas de encontrarlos con vida, sino únicamente de encontrar sus cuerpos.

Depositar nuestra confianza únicamente en las fuerzas, la inteligencia o el poder de los humanos, puede decepcionarnos profundamente. No importa cuan bien intencionadas sean las personas, ya que sencillamente, no pueden lograr lo imposible. Nada mas en Dios podemos depositar con confianza nuestras esperanzas, porque el logra lo imposible. El salmista asegura: «Bienaventurado aquel cuyo ayudador es el Dios de Jacob, cuya esperanza esta en Jehová su Dios» (Salmos 146: 5).

Esto se vuelve vital en lo que se refiere al destino eterno. Solamente Dios es la esperanza de salvación y, aparte de el, no hay quien salve. El nos ha prometido la vida eterna, si creemos en el sacrificio de Cristo en la cruz. El ya pago el precio de la salvación. Ya venció por nosotros, y por eso esperamos confiados en el. Demos gracias a Dios hoy por la bendita esperanza que ha puesto en nuestro corazón. ¡Alabado sea su santo nombre!

0 29

«Cristo, en los días de su carne, ofreciendo megos y suplicas con gran clamor y lagrimas al que le podía librar de la muerte, fue oído a causa de su temor reverente» (Hebreos 5: 7).

ES PROBABLE QUE JESÚS haya pasado mas tiempo en oración que haciendo cualquier otra cosa. Oraba por su misión, por los enfermos, por sus discípulos, por el perdón de los pecados y la aceptación ante su Padre celestial. En el desierto ayuno 40 días y 40 noches, sus oraciones fueron intensas. E. G. White afirma:

Cuando Jesús entro en el desierto, fue rodeado por la gloria del Padre. Absorto en la comunión con Dios, se sintió elevado por encima de las debilidades humanas. Pero la gloria se aparto de el, y quedo solo para luchar con la tentación (E. G. White, El Deseado de todas las gentes, pág. 92).

Cuando la tentación llego, el ya había ganado la batalla mediante la oración.

Según el evangelio de Mateo, Jesús enseño a sus discípulos a orar para librarse de la tentación, enfatizando la oración a solas con el Padre. Recomendó una oración sin vanas repeticiones, porque el ya sabe cuales son nuestras necesidades. Es mejor una oración sincera y franca, dirigida al Padre, pidiendo en su nombre.

Jesús anhela que oremos. De hecho, la Biblia nos invita continuamente a ejercitar la oración continuamente. Por lo tanto, oremos para no caer en tentación. Oremos para estar mas cerca de Jesús y ser fortalecidos espiritualmente.

Noticias al azar

0 37
ELEAZAR ARZATE MORALES PETATLÁN .- Una vivienda se incendió en la colonia 28 de Marzo, del municipio de Petatlán, no hubo personas lesionadas únicamente los...