Domingo, abril 22, 2018
SOS COSTA GRANDE

0 14

SOS COSTA GRANDE

(Misael Tamayo Hernández, in memóriam)

Dos atentados contra candidatos a puestos de elección popular, con unas 12 horas de diferencia, uno del PRI y otro del PANAL, encendió este jueves los focos rojos en el gobierno, que obligan a acelerar cualquier decisión que tenga que tomarse para brindar seguridad a los candidatos.

Ayer por la mañana, Edel Chona Morales, candidato del PRI a la diputación federal por el distrito 08 Costa Chica, sufrió un atentado en la Autopista del Sol, cuando venía de su región a la capital del estado. Fue pasando la caseta de Metlapil, en Acapulco, cuando una camioneta con hombres a bordo le hizo señas para que se detuviera. El candidato, al contrario, aceleró la marcha y fue cuando le dispararon. Afortunadamente, pudo escapar, aunque durante un largo tramo fue perseguido, hasta que alcanzó la desviación a Tierra Colorada, zona de influencia del FUSDEG, a donde los atacantes ya no se atrevieron a entrar.

El líder de la CNC en el estado afirma que lo iban siguiendo, que no fue algo causal, que no es que lo hayan querido asaltar. Lo supone porque los atacantes huyeron y dejaron abandonada la camioneta en que viajaron, con los tickets del pago de la caseta de Matlapil, quienes cruzaron ese lugar casi inmediatamente que Edel Chona, lo cual indica que lo iban siguiendo quizás desde la Costa Chica, o bien desde las colonias periféricas de Acapulco.

La día anterior, el miércoles a las 10:00 de la noche, el candidato del Panal en Eduardo Neri, Zumpango, el ex perredista Mario Alberto Chávez Carbajal, sufrió lo que es su segundo atentado de agosto a la fecha.

El ex perredista conocido como MACH (movimiento político quera afín al de la candidata a senadora, Beatriz Mojica Morga), cenaba con otros tres hombres en el centro de Zumpango, cuando dos hombres en motocicleta arremetieron a balazos contra ellos.

El candidato resultó ileso, no así los hombres que lo acompañaban, quienes resultaron heridos y trasladados al hospital de Chilpancingo.

En agosto del año pasado, MACH fue baleado cuando circulaba en su coche por el barrio de San Mateo, en Chilpancingo, en lo que él dijo fue una emboscada. Durante meses, Chávez  Carbajal se retiró de la vida pública hasta que

Asimismo, hace días, MACH tuvo un accidente en el tramo Chilpancingo-Zumpango, del cual también resultó ileso, aunque afirma que fue provocado, porque una camioneta Grand Cherokee se le echó encima cuando iba en su coche con otros compañeros de su nuevo partido. Lograron esquivar el choque, pero se salieron de la carretera, sin mayores consecuencias.

Tras este nuevo atentado al ex perredista, la dirigencia estatal del PANAL exige del gobierno del estado garantías de seguridad para los candidatos que participan en el proceso.

Mediante un comunicado, los líderes del PANAL piden que el gobernador aplique ya los protocolos de seguridad, aunque aún falta un mes para que inicie la campaña local.

Hay que decir que no es sólo Guerrero el foco rojo a nivel nacional. Al contrario, hay otros en donde se tienen zonas impenetrables, y en donde seguramente los candidatos no podrán hacer campaña, so riesgo de enfrentar algún problema. Por lo tanto, la tarea de brindar seguridad es tarea del gobierno en todos sus niveles, como ya lo solicitó el Instituto Nacional Electoral, al convocar al presidente de la República, gobernadores y alcaldes, a trabajar en el diseño de políticas de seguridad en estas elecciones, a fin de que el proceso se desarrolle en paz y sin riesgos, ni para los participantes, ni para los ciudadanos.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos, además, pidió que de inmediato se activen los protocolos de seguridad electoral, que no haya simulaciones en esta material y que los gobiernos se responsabilicen de sus zonas de influencia. ¿Lo harán?

0 16

 (Misael Tamayo Hernández, in memóriam)

El ex secretario de Gobernación, Miguel Osorio Chong, salió por fin del closet al que se metió después de que le fue quitada la candidatura a la presidencia de la República, y aunque es candidato a senador de la República por la vía plurinominal, que le permite no hacer campaña, el que era el favorito de los priístas para representarlos comenzó a moverse en lo que es una estrategia denominada “horizontal”, y ordenada por el presidente de la República, para ayudarle a José Antonio Meade, que nomás no levanta y no sale de un lejano tercer lugar.

El mensaje que harán los líderes priístas para defender a toda costa su posibilidad de triunfo es que Andrés Manuel López Obrador no es invencible. Y, al contrario, que José Antonio Meade tiene todo para ganar.

La horizontalidad de la campaña priísta, que incluye al mismísimo Enrique Peña Nieto, pretende mantener el voto duro de los partidos que integran la alianza, evitar que migre a otros partidos para, al menos, partir de esa base que ya a todas luces el candidato oficialista no tiene.

Y es que la encuesta de Reforma (18 de abril) es sumamente desesperanzadora para el candidato oficial: Andrés Manuel tiene 48 por ciento; Ricardo Anaya, 26; José Antonio Meade, 18; Margarita Zavala, 5 y El Bronco, 3.

Si la comparamos con la encuesta de febrero, nos daremos cuenta que el morenista avanzó 6 puntos porcentuales, para colocarse casi al 50 por ciento de la preferencia electoral. Este crecimiento, de hecho, lo alcanzó en lo que va de la camaña, escasas tres semanas.

Entre tanto, Ricardo Anaya descendió 6 puntos, al pasar de 32 puntos en febrero, a 26 en abril.

Y José Antonio Meade, si bien avanzó un poco durante la intercampaña, retrocedió para situarse nuevamente en los 18 puntos que tenía en febrero, lo cual es una malísima noticia para el régimen.

Y no extraña que la campaña priísta no avance, pues el fardo heredado es descomunal. Veamos: Avanzó la venta de lo que quedaba de México. Aumentó el dólar 40%. Aumentó el precio de la gasolina 40 por ciento. Se incrementaron los secuestros 160%. Avanzaron los homicidios 200%.

Además, cifras conservadoras hablan de 150 mil mexicanos asesinados en 10 años y 30 mil desaparecidos. Otros apuntan que esta cifra puede ser infinitamente superior.

Por si fuera poco, tenemos la inflación la más alta en los últimos 18 años.  Avanzó la inseguridad. Avanzó la Corrupción con casos emblemáticos, como el de Odebretch, empresa que donó 10 millones de dólares a la campaña de Enriqueña Nieto, a cambio de contratos millonarios en el sector petrolero.

Avanzó la impunidad. Hay 2 millones más de personas en pobreza extrema, para alcanzar los 60 millones de mexicanos en esa condición. Avanzó el desempleo.

Pero también aumentaron los capitales de Peña Nieto, los Duarte, Borges, Ochoa Reza, Beltrones, Gamboa, Miranda, y todas sus corruptas familias.

Faltaría espacio para describir el fardo que Meade trae a cuestas. Lo peor, que este fardo lo construyó él con sus propias manos, desde las dependencias que dirigió.

Y como le dijeron al perdido: “Así, ni cómo ayudarte”.

La realidad es tan grave, que supera toda posibilidad. Los mensajes de los personeros del PRI, caen recurrentemente en una densa neblina, donde se pierden.

Sacar a Osorio Chong a hacer campaña por Meade, es una buena idea, porque finalmente el ex secretario de Gobernación nada tiene que perder, y sí mucho que ganar, al menos la ilusión de que está en la pelea.

0 17

 (Misael Tamayo Hernández, in memóriam)

Hace siete días, la Cámara de Diputados aprobó la Ley General de Comunicación Social, conocida “Ley Chayote” entre sus detractores, que por orden de la Suprema Corte de Justicia de la Nación elaboró y dictaminó esa representación social.

La ley pasó al Senado de la República para su discusión, análisis y aprobación, con efectos de promulgación, para que entre en vigor y regule, de una vez por todas, las políticas de comunicación social del gobierno, en todos sus niveles.

Esto es algo que muchas organizaciones sociales han venido exigiendo, pero también ha sido una exigencia de los medios de comunicación formales, quienes sufren en carne propia el uso discrecional de los recursos que los gobiernos destinan a la difusión de obras y acciones de gobierno, y que –hay que decirlo-, terminan siendo utilizados para propaganda permanente, en lugar de que se use para transparentar el uso de recursos públicos y programas sociales.

Lo más grave es que el dinero de comunicación social, al carecer de regulación, se usa discrecionalmente, y para premiar a los medios que son afines, mientras que se castiga a los medios que no lo son, usando la consabida frase de “no me pago para que me pegues”.

Con todo, la mayoría priísta de la Cámara de Diputados aprovechó que los legisladores de otros partidos andaban ausentes en asuntos electorales, para aprobar un remedo de ley que, si bien genera un marco jurídico base, no responde a las necesidades del sector ni pone las trabas necesarias para terminar con la corrupción que impera en la relación prensa-gobierno.

Los partidos de oposición son los más preocupados porque, por ejemplo, no se pusieron topes para evitar la concentración de la publicidad oficial en un solo medio, en detrimento del resto, como sucede con Televisa, empres que concentra a nivel nacional el 50 por ciento de los gastos de publicidad de los gobiernos, tanto municipales, como estatales y federales.

Había la propuesta del MC para que se estipulara en la ley que ningún medio puede acaparar más de 10 por ciento del presupuesto de comunicación social, pero fue atajada por la mayoría tricolor, verde ecologista y el PANAL.

Tampoco se adoptaron criterios básicos para la contratación de publicidad, lo cual ha sido una exigencia de los medios de comunicación que sí tenemos una circulación real, generamos empleos y contamos, además, con plataformas digitales.

Al contrario, hoy en día es común que el presupuesto de comunicación se diluya en pagos a periodistas que no molestan al gobernante en turno, aunque su plataforma sea limitada, y aunque no generen empleos.

En Guerrero, por ejemplo, hay una grave disparidad entre lo que se les autoriza a medios de corte estatal, aunque sus plataformas sean pobres, y a los medios regionales, que prácticamente cobran lo mismo o menos que los llamados “pasquineros” que pululan en la capital del estado, que imprimen sólo para soportar sus facturas o, bien, aprovechando la era digital, a partir de sitios de internet y de Facebook que alimentan con información de otros sitios.

El consejo consultivo del sistema nacional anticorrupción criticó la ley, y propone que se revise y se rectifique.

Luis Manuel Pérez de Acha, integrante de ese comité de participación ciudadana del SNA, dijo que la idea central es que la publicidad gubernamental no tiene que utilizarse como una herramienta de ‘premio y castigo’ para los medios de comunicación, que se constituya como una forma de censura. Por lo tanto, el gasto en esta materia no puede ser discrecional ni arbitrario”.

Pero lo es. Y es mejor tener una ley aunque esté en pañales, a no tener nada. Porque hoy por hoy, los políticos que detengan cargos de elección popular y manejan recursos públicos, usan el dinero de comunicación social como la salchicha al perro: se la enseñan cuando les complacen; y la retiran cuando algo no les parece, así sea que se trate de información que los ciudadanos emiten. De un día para otro, indignados, retiran los contratos de publicidad (les llaman convenios, para hacer creer que nos hacen un favor), y de paso limitan al medio el acceso a la información, dificultando doblemente la labor informativa.

Habiendo una ley, al menos tendremos algún instrumento de defensa; no para que se equilibren las cosas, sino al menos para que se respete lo poco que hemos logrado.

0 16

 (Misael Tamayo Hernández, in memóriam)

La campaña de este año oscila entre dos conceptos: hartazgo y miedo. Si en 2012 lo que definió la elección fue la inseguridad, y la gente votó creyendo que el nuevo PRI resolvería el problema, como ya lo había hecho en el pasado, pactando con los grupos delincuenciales y manteniendo a raya a los que no estaban dentro de su pacto, esta vez será distinto.

Si nos fijamos, en las elecciones intermedias de 2015 y 2016 el concepto “corrupción” fue la constante, y el PRI fue derrotado ampliamente precisamente porque para entonces pesaban entre la población, por un lado, el descrédito del presidente de la República, Enrique Peña Nieto; y en segundo lugar, por los escándalos de corrupción ya demasiado claros para entonces, si bien todavía faltaba conocer los entretelones del atascadero de la corrupción en estados como Veracruz, Chihuahua, y hacia dentro del gobierno federal, la Estafa Maestra que involucra a dependencias como Sedatu, Sedesol y Sagarpa.

Si los comicios federales hubiesen sido el año pasado, sin duda que el gasolinazo habría definido la elección y ya sabemos en qué sentido. Ese fue el año en donde, por fin, el pueblo llegó a su máximo nivel de hartazgo, y ese hartazgo está a punto de expresarse en las urnas.

El factor hartazgo lo tiene a su favor Andrés Manuel López Obrador. Entre tanto, los candidatos afines al régimen, sobre todo José Antonio Meade Kuribreña y Ricardo Anaya Cortés, le están apostando al miedo, un viejo cuento que ya no todos los mexicanos nos tragamos.

Se les olvida que 2018 no es 2006. Si algo hizo la guerra que emprendió Felipe Calderón, al llenar de muertos este país, es que la gente perdió el miedo. ¿A qué? A morir, a ser desaparecido. Finalmente comprendimos que estamos solos con nuestra realidad, y aprendimos a lidiar con ella.

Pero la gente también perdió el miedo a perderlo todo. ¿Qué nos quedó después de las reformas estructurales? ¿Un país de ensueño un país en ruinas? Y finalmente, vimos que lo poco que nos quedaba, se lo tragó el gasolinazo decretado a partir del 1 de enero de 2017, fraguado desde seis meses antes, en una reforma fiscal leonina, que grava doblemente las gasolinas y el diésel, de las que además de absorber el IVA, también pagamos el Impuesto sobre productos y servicios, una treta del gobierno para ocultar su bancarrota, la cual pretendió cubrir sangrando al pueblo.

La gente está harta. Y en este momento, el hartazgo es más fuerte que el miedo. Por lo tanto, al ver los spots del miedo contra AMLO que está divulgando el PRI, se observa a un partido perdido en su propio laberinto. Oponer el miedo al hartazgo, es atizar más el fuego de la rebelión social.

Repetimos, 2018 no es 2006. Y no se trata de que López Obrador esté muy bien posicionado, porque finalmente recordemos que en 2012 partió de un lejano tercer lugar y aunque logró desbancar a Josefina Vázquez Mota (mejor dicho, la desbancó su propio partido y el ex presidente Felipe Calderón), AMLO no pudo alcanzar al puntero de las encuestas, el priísta Enrique Peña Nieto.

Un año después, sin embargo, Peña Nieto estaba viendo cómo su popularidad bajaba a grados peligrosos, hasta quedarse prácticamente en ceros, o en nivel de “panzazo”. Su periodo se caracterizó por reformas leoninas algunas, como la fiscal; agresivas otras, como la educativa y la laboral; y entreguistas las peores, como la reforma energética y otras leyes, como la de aguas nacionales y la que autoriza a los extranjeros poseer tierras en playas y la frontera.

Para 2017, la gente alcanzó fondo: no sólo no disminuyó la inseguridad. Al contrario, la corrupción nos invadió y propició mayores crímenes, que terminaron alcanzando a grupos de la población que con Felipe Calderón estuvieron un tanto a salvo; nos referimos a los niños y a las mujeres. El infanticidio y el feminicidio son ahora el pan de cada días en este país.

Ninguno de los males del país se corrigieron; al contrario, se agravaron, y la gente llegó al límite de hartazgo. El PRIAN, que por tantos decenios fue impenetrable, se partió en dos. Cayó la influencia de este binomio político, que hoy se despedaza por resistir y sobrevivir, en medio del hartazgo de la gente; hartazgo a la corrupción, a la inseguridad, a la miseria, a la falta de oportunidades…Y hartazgo mata miedo.

0 16

 (Misael Tamayo Hernández, in memóriam)

La campaña federal en el estado está fría. Los senadores apenas comienzan a recorrer las regiones y sus municipios, acompañados de los candidatos a diputados federales. Pero nada nuevo bajo el sol. Estamos en la fase de calentar motores con mítines cerrados, reuniones con algunos sectores, paseos por avenidas principales para pegar calcomanías, y los consabidos rondines por mercados y parianes, para darse baño de pueblo.

Hay, sin embargo, algunas diferencias. Mucho ha sido criticado el candidato de Morena, Félix Salgado Macedonio, en el sentido de que “no levanta” y que recorre las calles de colonias y pueblos en solitario, seguido de un pequeño equipo de ayudantes.

A Manuel Añorve Baños, a su vez, se le critica porque está haciendo eventos de acarreados en auditorios y restaurantes, y se prevé que será una campaña costosa la suya, pues por su lado se mueve su compañera de fórmula, Gabriela Reséndiz.

De Beatriz Mojica, la crítica va en el sentido de que sus recorridos no están siendo promocionados lo suficiente, para evitar que llegue la prensa “chayotera”, de esa que sólo cobra por supuestas publicaciones que nunca realizan salvo, claro, subir el tema en sus redes sociales que no es propiamente divulgación, porque no se ofrece una plataforma imparcial ni tampoco lo suficientemente amplia.

Otro asunto que se le critica a Bety Mojica es que trae un equipo de campaña fuereño, que no conoce el estado y que ha estado maltratando a los representantes de los medios de comunicación, al comportarse de manera prepotente.

Entre todos los candidatos, sin embargo, hay una tendencia marcada: que no van a invertir en campañas. Y si lo hacen, será muy austeramente, con el argumento de que están siendo vigilados por el INE, al grado de que hasta las camisetas les están contando, las lonas. Y si poquito se atontan y dan comida, les va a contar como gasto de campaña cada plato de barbacoa que den, cada michiote, cada vaca que maten para eso.

Por lo tanto, estamos ante las elecciones más vigiladas de la historia se dice, y los candidatos buscarán otras maneras de meterle dinero a la campaña, sin que sea visible. Primero, usando sus propias redes sociales. Segundo, sacando el dinero directamente al elector a través de un sofisticado plan de mapacheo, que no sea detectado por el INE, al menos no inmediatamente.

En el caso del Morena, se nos informa que Félix Salgado  pues tiene su propio medio de comunicación, La Jornada Guerrero, que es el patrimonio que le dejó su paso por la alcaldía de Acapulco, y que le ha permitido estar vigente en el mundillo de la política. Por lo tanto, no necesita de ningún otro medio en el estado.

Además, la campaña de Morena será distinta a la de todos los demás candidatos. No los veremos en grandes mítines, salvo cuando venga a la entidad Andrés Manuel López Obrador. Esa es la consigna a nivel nacional y así están actuando todos los candidatos, obligados a moverse pie a tierra.

Comentan que cuando López Obrador llega a una entidad, se reúne con los candidatos y les observa el color de la piel. Si no los ve curtidos por el sol, les dice que están fríos. Si los ve un poco morenos, les dice que les falta. Y si los ve ya quemaditos, entonces les dice que no se detengan.

Literalmente, los morenistas tendrán que llegar al primero de julio verdaderamente prietos, parafraseando al líder del PRI, Enrique Ochoa Reza.

El objetivo es claro: llegar a todo mundo en esta última fase, que la gente los conozca, que lleven el mensaje del cambio que López Obrador promueve, y que se haga pie a tierra para evitar, entre otras cosas, que la gente sea expuesta y, por lo tanto, susceptible de ser cooptada.

La campaña de Morena es, en parte, una guerra de guerrillas, pues no sólo depende del organigrama del partido, sino que hay una estructura paralela, a través de los comités del cambio verdadero; estructura que construyeron los aspirantes a cargos de elección popular con su propio esfuerzo.

0 49

 (Misael Tamayo Hernández, in memóriam)

Ricardo Ampudia, periodista y diplomático, presentó el pasado miércoles en el Senado su libro “El Turismo en la agenda de México”.

Esta obra, escribió el secretario Enrique de la Madrid, es una oportunidad para comprender, de forma profunda, la naturaleza y la complejidad del turismo, así como el valor que éste tiene en el movimiento y el progreso en México.

Hasta ahí las loas de un trabajo cuyas entrañas son más que aplausos y reconocimientos. Ampudia nos mete de lleno en la madeja del sector turístico del país, y hace claro hincapié en que mientras no se dé el debido valor a la pequeña y mediana empresa, y mientras se sigan subsidiando los grandes consorcios empresariales turísticos, seguiremos ampliando la brecha de la desigualdad en este país, teniendo herramientas y recursos naturales y humanos para achicarla.

Al comentar la publicación, el senador Enrique Burgos García señaló que “el texto de Ampudio muestra la oportunidad de acceder a la cultura, a la economía, en una nación privilegiada como es la nuestra, de tantas fortalezas, particularmente en el turismo, y en donde la gama de expectativas y de áreas de oportunidad, son extraordinariamente ricas”.

Y sí que lo son, siempre y cuando se diversifiquen sus beneficios y que no suceda lo que ya está ocurriendo, donde la política del gobierno en materia turística está enfocada en dotar de infraestructura a los puertos y espacios turísticos, para hacerlos atractivos a los grandes inversionistas, olvidando a los nativos de esos lugares, cuyo destino es únicamente ser desplazados y ceder sus tierras, como sucedió en la Zona Diamante de Acapulco, donde se consumó un atraco a tierras ejidales bajo una ley leonina que se diseñó a modo el ex gobernador José Francisco Ruiz Massieu, y en cuyo modelo de desarrollo fueron excluidos los dueños de la tierra.

Algo parecido se está tramando en San Marcos, municipio que colindante con Acapulco y que es puerta de entrada a la Costa Chica, donde desde el sexenio de Zeferino Torreblanca se viene diseñando desde el nivel federal la ampliación de Acapulco, pero bajo un concepto exclusivísimo, tipo Cancún, lo cual pasa por despojar a los campesinos de sus tierras, desincorporarlas de los ejidos y expulsarlos, replegarlos, quedando ellos como simples peones del desarrollo, o bien como migrantes a las zonas urbanas.

Aquí mismo en la Costa Grande estamos viendo un abandono brutal. Primero, Ixtapa Zihuatanejo está a la zaga de Acapulco, donde a pesar de sus carencias e inseguridad, se le siguen inyectando recursos en obras y servicios, para seguir atrayendo capitales que vienen a depredar lo poquísimo que queda de recursos naturales en esa área, manglares sobre todo y zonas de humedales por Diamante y hacia Barra Vieja, zona de conexión con El Dorado y Tecomate Pesquería, en San Marcos.

Pero si nos vamos al resto de los municipios costagrandeños, todos con vocación turística también, la diferencia es abismal. Están abandonados, creciendo por el esfuerzo de los propietarios de los terrenos, pero sin planificación, y a expensas de gobiernos municipales voraces, que ni siquiera cumplen con los servicios básicos de recolección de basura, agua potable y alcantarillado, así como electrificación y servicios digitales.

Es doloroso ver cómo los palaperos y prestadores de servicios turísticos viven a la buena de Dios, sin considerar siquiera que el proceso de desarrollo de sus áreas pueda acelerarse.

El trabajo de Ampudia debiera ser como la biblia de los gobiernos de los tres niveles. El periodista Sergio Sarmiento, expuso que su libro “es un documento con tintes casi enciclopédicos, pero cobra mayor vigencia no solamente por la oportunidad de conocimiento, de difusión, de análisis, sino por lo que puede representar para México en sus relaciones con el mundo y para la inserción a una economía globalizada”.

Calificó a Ampudia como el embajador permanente del turismo, manifestó que México es mucho más, muchísimo más de lo que se cree y de lo que se piensa, y “ustedes seguramente serán difusores de todo esto”.

Abundó que hay cosas en las que se ha avanzado tan significadamente como el ámbito del turismo, en donde tiene que convertirse en una política de gobierno o quizá en una política de Estado.

Ricardo Ampudia explicó que México tiene la necesidad de insertar el turismo en las prioridades de la agenda pública para convertirse en una auténtica potencia turística.

Su obra la dividió en tres partes, en doce capítulos, conclusiones y una propuesta, analizando el rol de esta actividad como sector, política pública, industria, servicios, actividad y motivo o medio de la población que visita o viaja a algún destino.

Sin duda, es una obra que deben leer los políticos y sus asesores, para que dejen de proponer ocurrencias y aterricen a su realidad.

0 15

 (Misael Tamayo Hernández, in memóriam)

José Antonio Meade, candidato del PRI-Verde-Panal a la presidencia de la República, vino a Guerrero a hablar de la soga en la casa del ahorcado. Aquí, además de lanzar una ocurrencia, como la de que los presidenciables vayan a un debate por semana –más allá de los que están propuestos por el INE-, expuso sus 7 propuestas básicas.

Destacaré en este espacio tres de ellas, porque reflejan realidades que nos golpean todo el día: Pobreza, salud, seguridad y desarrollo.

Dijo que habrá hospitales públicos “al 100”, ya ninguna niña o niño nacerá en pobreza extrema, el combate a la inseguridad tendrá un enfoque integral y que “cada mexicano en lo individual tendrá el apoyo que le permita alcanzar sus metas”.

Admirables estas propuestas, sino vinieran del ex titular de Hacienda de este país, que apenas el año pasado, antes de meterse a la precampaña presidencial, alcanzó a enviar la miscelánea fiscal de 2018 al Congreso de la Unión, con resultados fatales. Por ejemplo, se nos informa que  a las personas autoempleadas, quienes emiten recibos por servicios profesionales, ya no les permitirá el SAT facturas de gastos personales. Eso incluye: ropa, calzado, productos de despensa, de limpieza, perfumería, etcétera, etcétera.

¿Pero, por Dios, qué más puede facturar una persona que no tiene actividades empresariales, sino que sólo trabaja para sobrevivir en medio de las cada vez más escasas oportunidades de empleo? Sí puede facturar, gasolina, gasto de teléfono celular, comidas en restaurantes, renta de oficinas –si es que las tiene-, y punto.

Meade y sus amigos nos han convertido en un país de esclavos. ¿Cómo es eso de que alguien compra un producto con IVA, pero no lo puede deducir?

La otra broma que nos hizo Meade: “Hospitales al 100”. ¡Caray! Guerrero tiene uno de los peores sistemas de salud en el país, con hospitales que parecen todo menos centros donde se atiende a los enfermos, sin medicinas, sin equipo y sin materiales y reactivos.

Meade, habiendo sido parte de los tres últimos gobiernos, no está para prometer nada. Está para explicar qué ha pasado a lo largo de ¡18 años!, en materia de salud, educación, combate a la pobreza, a la corrupción y a la inseguridad.

Su proyecto de Avanzar contigo, no es más que un programa electorero, contenido en una tarjetita tipo “La Cumplidora”, que promete “un gobierno a la medida de cada quien”.

Impropio de personas pensantes pretender que el gobierno federal pueda estar a la medida de cada uno de los 120 millones de mexicanos, 50 millones de los cuales están en extrema pobreza. Para colmo, nos viene a decir al estado más pobre del país, que ya no habrá niños que nazcan en pobreza extrema. Mientras él decía esto en el exclusivo auditorio del Mundo Imperial de Acapulco, decenas de familias venían bajando de la sierra para refugiarse en Atoyac, porque por la inseguridad y la pobreza extrema ya no pueden vivir en sus lugares de origen.

Meade acusó a López Obrador de ser ocurrente. Pero creo que si hiciéramos un concurso de ocurrencias, alguien más se llevaría el trofeo.

Ahora, no conforme con el alto costo de esta campaña –tan sólo tomando en cuenta los recursos autorizados por el INE-, propone que los candidatos debatan en medios electrónicos ¡cada semana! Es decir, cuatro debates por mes, 10 o 12 antes de la elección.

Volvemos a lo mismo. Nadie con dos dedos de frente aceptaría esta propuesta, que claramente evidencia que Meade quiere ganarse en la televisión, lo que no puede frente a un electorado harto de gobiernos trogloditas y de políticos nalgas prontas.

Primero, ¿quién pagaría por tales debates? Segundo, ¿realmente está preparado el candidato priísta, para contestar las preguntas cruciales que lo pondrían no como un candidato ciudadano abanderado por el PRI, sino como uno de los hombres más influyentes desde inicios del siglo 21 en este país?

Creo que no, pero definitivamente algo trama, sobre todo ahora que al ver que no les funcionó Margarita Zavala como candidata independiente, que se desinfló a la primera semana de iniciada de campaña, soltaron al Bronco de Monterrey, no para que gane, claro está, sino para que la haga de pugilista.

¡Cosas veredes, Sancho!

0 19

 (Misael Tamayo Hernández, in memóriam)

Jaime Rodríguez El Bronco logró su cometido, y va a la boleta electoral como candidato presidencial independiente. El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación aprobó la noche del lunes la candidatura de Jaime Rodríguez Calderón, por lo que el exgobernador de Nuevo León aparecerá en la boleta electoral del 1 de julio.

El Tribunal electoral propuso que el aspirante independiente a una candidatura presidencial, apareciera en la boleta electoral sin que se revisaran sus firmas.

El magistrado Alfredo Fuentes Barrera, quien propuso dicha sentencia, destacó que en las ocasiones que Rodríguez Calderón tuvo oportunidad de revisar sus firmas, subsanó 62 mil 830.

Los detalles son lo de menos. Lo cierto es que el regiomontano está en la batalla y meterá en aprietos aún más al régimen, que no halla cómo atajar a Ricardo Anaya y desbancar a Andrés Manuel López Obrador, pues de acuerdo con el último concentrado de Bloomberg, Anaya subió 7 puntos porcentuales en la primera semana de la campaña electoral, para ubicarse a 30 puntos, 13.7 abajo del tabasqueño, y diez por encima del candidato del PRI, José Antonio Meade Kuribreña, quien no sale de 20 por ciento.

Recordemos que según el concentrado de Bloomberg, que no es propiamente una encuesta sino un análisis de varias de ellas, el 28 de marzo, cuando empezó a subir, Ricardo Anaya estaba en 23.10 por ciento; Meade Kuribreña tenía 20 por ciento mientras que Margarita Zavala había sostenido un crecimiento que la llevó a su mejor calificación en este año: un 11.70 por ciento. El puntero, López Obrador, estaba en 43.70 por ciento. En la siguiente medición, AMLO se mantiene, lo mismo que Meade. Pero Margarita Zavala se desploma.

En lo que es ya la segunda semana de la campaña presidencial, la esposa de Felipe Calderón no está dando el ancho, por lo que de última hora el régimen determinó meter a la pelea a El Bronco, sobre todo para que la haga de domador contra López Obrador, pues no es lo mismo que habla Margarita, salpicada como está por la corrupción y el genocidio que provocó su marido, a que lo haga alguien que llegó a su cargo de manera independiente.

Margarita cayó a los 6.30 puntos porcentuales de preferencia electoral, lo cual es un duro revés a sus aspiraciones, pero también un manotazo al plan de Enrique Peña Nieto, a quien evidentemente se le acaba sus opciones.

La ex panista tuvo la oportunidad de hablar al respecto, pero dijo que su baja calificación es porque todavía no había spots de ella al aire. Sin embargo, dudamos que una campaña publicitaria pueda hacer la diferencia en alguien que dependía de un partido y sus élites para mantener su calificación frente al electoral, pero que hoy que está sola, apenas sostenida por su marido, y evidentemente confrontada con el ex presidente panista Vicente Fox Quesada, no ve su suerte.

El Bronco sería, pues, el relevo de Margarita, aunque la verdad es que ambos están para llorar, porque nunca juntos levantaron más allá de 8 por ciento en total, en la precampaña, incluido Armando Ríos Piter.

Si somos sinceros, las candidaturas ciudadanas resultaron ser un rotundo fracaso, tanto por su bajísima penetración social, como por el método elegido para entregarles una candidatura. Es un verdadero viacrucis. Durante muchos meses, los aspirantes estuvieron recolectando firmas muchas de las cuales finalmente resultaron falsas. Ninguno de los tres está exento de estas irregularidades, y ahora se mete a la pelea El Bronco, prácticamente sin revisión de las firmas que dice son auténticas.

Si en este momento son 3 contra 1, lo que sigue es una pelea de 4 contra 1.

0 19

 (Misael Tamayo Hernández, in memóriam)

Al PRI le va mal y de malas. Este lunes amanecimos con la noticia de una nueva hebra de la Estafa Maestra, ahora desde la Secretaría de Agricultura, bajo la dirección del queretano José Calzada Rovirosa.

¿Cuál fue la estrategia? Bueno, se hizo bajo tres vertientes. Primero, clonando campesinos, para inflar los padrones de beneficiarios de los programas productivos. El segundo método fue dando beneficios, haciendo a los productores firmar por una cantidad, pero finalmente les daban sólo una parte. Lo demás, quién sabe quién se quedaba con el dinero.

Y tercero, mediante contratos multimillonarios a universidades para actos de supuesta investigación.

En total, Calzada Rovirosa habría desviado 3,500 millones de pesos del erario público. Tan sólo a la Universidad de Zacatecas, se le habrían asignado mediante falsos contratos 220 millones de pesos, pertenecientes al presupuesto del Programa de Productividad y Competitividad Agroalimentaria de Sagarpa, para que diseñara planes y proyectos a favor del campo. Pero en vez de eso, el dinero fue transferido a empresas y personas que no tenían el perfil para hacerlos, entre ellos edecanes, policías, columnistas, carniceros y recepcionistas. ¿Qué tal?

Los proyectos que se debían ejecutar, terminaron en documentos con párrafos copiados de sitios como Wikipedia, monografias.com o buenastareas.com. La ASF encontró que la dependencia, burló todo esquema de licitación o transparencia, entregando los fondos a la Universidad zacatecana para el pago de servicios que ésta se comprometió a hacer, pero que luego transfirió a proveedores y personas contratadas por honorarios, incapaces de llevar a cabo lo contratado.

Lo auditores encontraron que los proyectos nunca se realizaron. Cuando buscaron a las empresas y personas involucradas en el esquema de desvío, la mitad de ellas negaron haber participado o firmado los convenios.

En lo más reciente, a través de diversos medios, se expuso cómo la Auditoría Superior de la Federación dio con esta hebra de la Estafa Maestra. Según Carlos Loret de Mola, los auditores llegaron a una casucha, de no más de 1,500 pesos de valor, cuyo ocupante había recibido 9 millones de pesos en apoyos. Al ir siguiendo este hilo conductor, se toparon con una cloaca.

Y todo esta putrefacción, ya debidamente documentada por la Auditoría Superior de la Federación, está saliendo a la luz en los inicios de la campaña electoral, para echarle más leña al fuego del infierno priísta, que ya dejó de preocuparse mucho por su candidatos –aunque desde luego seguirá haciendo su luchita-, para enfocarse sobre todo en la elección legislativa, de senadores, diputados federales y diputados locales, previendo poner un dique a Andrés Manuel López Obrador, para evitar que revierta las reformas estructurales de Enrique Peña Nieto.

El propio José Calzada Rovirosa es candidato al Senado de la República, desde donde intentarán frenar cualquier modificación al régimen. Con eso fue premiada la estafa que el queretano consumó desde la Sagarpa, donde se manejan los recursos del sector agropecuario y pesquero del país. No en balde el campo no levanta. La estafa, decíamos, suma 3,500 millones de pesos, tan sólo lo que se ha podido detectar.

La mala noticia es que Calzada Rovirosa llegará al Senado de la República sin que nadie se lo impida, pues va por la vía plurinominal. Y porque la Auditoría no está presentando las denuncias penales que corresponde al caso. De ese tamaño es la estafa maestra.

Lo que sí podemos apostar a partir de estas noticias, es que el candidato del PRI trae dinero a rabiar, para despilfarrar en su campaña, con la intención de ganar la elección.

0 20

 (Misael Tamayo Hernández, in memóriam)

El obispo Rangel volvió a dar la nota del día este domingo 8 de abril. Si toda la semana anterior sembró nerviosismo entre el gobierno estatal y federal, por haber anunciado que participó en una “cumbre de capos” en la Sierra de Guerrero, quienes se comprometieron, a pedido del obispo de Chilapa, ya no matar candidatos y permitir que las elecciones se celebren en paz, este domingo de plano cerró con broche de oro, al devolver el golpe ante la amenaza de encarcelarlo por complicidad con criminales.

Lo que dijo es una perla que pasará a la posteridad en esta entidad: “Una cosa es que andemos entre ellos porque en Guerrero donde quiera hay narcotraficantes, y otra cosa es que andemos en los negocios de estas personas, simplemente uno hace su función pastoral”, aseguró.

Dijo también que los abogados colegiados que lo acusan de violar la ley por hacer su trabajo pastoral, son “ignorantes” de las leyes que nos rigen.

Y en cuanto a las autoridades estatales, también se mofó de ellas, señalando que lo quieren encarcelar, en lugar de ponerse a trabajar en lo que les compete.

Y aunque discretamente el gobernador del estado se reunió a media semana con algunos representantes de la iglesia católica, como el arzobispo de Acapulco, y el ex arzobispo Carlos Garfias Merlos, que vino desde Morelia, el caso está lejos de resolverse. Al contrario, el arzobispo de Acapulco respaldó a Rangel y dijo que las acciones que realiza, de reunirse con personas que están fuera de la ley, son parte de su labor pastoral, para poder trabajar en las zonas de Guerrero que están infestadas de violencia.

El gobernador dijo que esperaba sensatez de parte de los obispos de Guerrero. Supongo que para no alborotar el avispero que de por sí ya es grave en la entidad, pero tampoco se puede tapar el sol con un dedo, y Rangel sin duda está dispuesto a quitar ese flaco dedo que cubre al sol de la violencia en la entidad.

Es tan fuerte el conflicto provocado por el obispo de Chilapa, que este lunes tendrá un encuentro con el secretario de Gobernación, donde dijo que sin duda abordarán el tema.

Sin embargo, no es la primera vez que Rangel pone el dedo en tan purulenta llaga. El año pasado causó también un tsunami político, al pedir que el gobierno estatal pactara con los capos del narcotráfico, para frenar la violencia. Hoy insiste en que esa es la única manera de dar un poco de respiro a la entidad.

No es para menos la posición de Rangel. Él ha visto cómo se desangra Chilapa, la sede de su ministerio, donde un colegio centenario dirigido por religiosas fue cerrado por un tiempo, y luego reabierto pero ya con hombres al frente, porque las monjas tuvieron que huir, una vez que los padres y la hermana de una de ellas fueron asesinados.

Además, Rangel ha informado que está como obispo sustituto de Ciudad Altamirano, donde el obispo en turno desistió precisamente por amenazas contra la violencia. Y no olvidemos que tanto la región Centro, como la región Norte y la Tierra Caliente, así como la Costa Grande, se entrelazan precisamente en la Sierra. Por lo tanto, la reunión en la sierra de la que habla Rangel, será clave para estas regiones.

Rangel fue también el que dio la cara cuando dos curas fueron asesinados en Taxco de Alarcón, hace algunos meses, y uno de ellos fue acusado de tener nexos delincuenciales. Insiste en que reunirse con narcos no equivale a andar con ellos ni hacer lo que ellos hacen; y remata que en Guerrero eso es lo más natural.

Calan las declaraciones del obispo. No lo dice, además, cualquier persona, sino alguien de alcurnia religiosa, como Raúl Vera en su momento con el caso Chiapas; como Solalinde, el cura que llegó a México buscando migrantes desaparecidos, pero que se quedó para hermanarse con pueblos violentados de este país.

Noticias al azar

0 216
Identifican a hombres abatidos en balacera de El Coacoyul LA REDACCIÓN Ya entregaron los cuerpos de los hombres abatidos en un enfrentamiento contra las corporaciones de...