EL EMPRESARIO FELIPE PARRA SE CURÓ DEL CÁNCER

EL EMPRESARIO FELIPE PARRA SE CURÓ DEL CÁNCER

0 1424

Nació en Jiquilpa, Michoacán, el 16 de diciembre de 1963. Proviene de una familia sencilla y de gran esfuerzo, su padre trabajó como dragador. Fueron 13 hermanos, de los cuales 4 son damas y los otros 9 hombres. Ocupa el lugar número 5 entre ellos, de tal manera que la palabra privilegios no la conoció.

Felipe Parra Orózco siempre fue muy inquieto en casi todas las actividades de la vida. Siempre exigía respuestas claras y rápidas para varias de sus inquietudes, de ahí que no se conformaba con cualquier respuesta.

EL AMOR A TEMPRANA HORA

Su amigos siempre han sido nobles, puesto que así es Felipe. Conoció a la hermosa Irma Ochoa que de apenas 17 años quien se convierte en su flamante esposa. Desde el primer día destilaba entre ellos la dulzura y nadie podía negar que eran felices. Producto de ese singular amor nacen sus tres hijos. Ambos padres se dedican a trabajar y a enseñar a sus retoños.

En casa, en el colegio o camino a ambos lugares se les veía uno entregado al otro, eran tan unidos que nadie podría presagiar que la vida podría separarlos. Ellos tenían muy claro el compromiso nupcial que dice “hasta que la muerte los separe”…

CONFIRMAN UNA MUY MALA NOTICIA

Felipe nota que algo en su cuerpo no funcionaba bien. Temía que llegara la oscuridad de la noche porque no quería dormir puesto que investigaba por todas partes con amigos y profesionales de la salud lo que no deseaba confirmar. Dejaba lugar para que solo fueran problemas menores.

Llegó el momento cuando su esposa descubre que ocultaba una hemorragia. En ese momento no tuvo otra alternativa que realizar sus exámenes médicos y de laboratorio.

El resultado fue positivo. Qué quería decir eso? El 06 de octubre de 2010 su examen indicaba que Felipe Parra Orozco tenía CANCER a la Próstata. Cáncer a la próstata Felipe..?, visitaron otros médicos y como si aún fuera poco, preguntaron a otros amigos de otras ciudades sobre el tema en cuestión porque abrigaban la esperanza que los exámenes estuvieran equivocados o adulterados.

INICIA LA INVESTIGACIÓN DE SU ENFERMEDAD

A continuación le comentaré de algunas investigaciones realizadas con los resultados que usted podrá darse cuenta en que algunas personas, o tal vez muchas, siguen siendo inescrupulosos y que ganan dinero, si, mucho dinero no importando el sufrimiento o la vida de las personas. Primero un gran hallazgo y luego las maravillosas posibilidades que son presentadas para nuestro bien.

EL ÁRBOL COMPLETO ES MILAGROSO

La fruta es muy delicada de color verde oscuro cubierta de espinas suaves, otras son sin espinitas, solo la piel. Es relativamente grande y de cáscara muy delgada. Se debe cosechar antes de estar madura. La pulpa es blanca, cremosa, carnosa, jugosa y ligeramente ácida, mide 20-30 cm de largo, pudiendo pesar más de 2 kg.

En los últimos años, el extracto de guanábana, gravióla en Brasil, chirimoya en Chile, Argentina, Uruguay y Ecuador ha llegado a ser ampliamente aclamado por tener propiedades poderosas para combatir el cáncer. Desde marzo de 2003, e-mails circulan por internet afirmando que el té de guanábana cura el cáncer. Existen diversos estudios sobre la anonacina, el compuesto de la guanábana que tendría efectos anticancerosos.

INVESTIGACIONES DE LABORATORIO

Ante las primeras evidencias de laboratorio, una multinacional norteamericana gastó grandes sumas de dinero para probar las propiedades anticancerosas del árbol de la guanábana o graviola y sus científicos quedaron asombrados de los resultados. Parecía que la planta, impronunciable, casi se iba a convertir en la fuente millonaria de dólares americanos. Ahora se trataba de comercializarla debidamente, patentar la planta hallada en la selva y pasarla al departamento de publicidad para hacer la promoción del gran descubrimiento de sus investigadores y desde ya atribuir el hallazgo a alguien famoso. Un nuevo Indiana Jones médico y explorador.

La empresa se encontró con un obstáculo insalvable: el árbol de la guanábana o graviola, no ha sido plantado con semillas propias, ni hallado al azar, descubierto por alguien a sueldo del consorcio, ni logrado por manipulaciones transgénicas, sino que crecía desde los orígenes del tiempo y producía sus frutos y sus semillas que caían en la tierra y salían nuevas plantas. Sin duda, era otro árbol del plantío del dueño del universo. No era un monopolio exclusivo de nadie sino un bien común. Así lo vio el encargado de aprobar o desaprobar la patente. Se trataba de un bien que no se podía patentar. ¡Menos mal!

No fue posible obtener por síntesis, ni bautizarlo o rebautizarlo, diciendo, por ejemplo que aunque no se trataba de un producto natural se había logrado en laboratorio reproducir las cualidades de una planta tropical descubierta por el químico fulanito de tal, y elaborado luego por tal corporación, etc. Como tantas fórmulas antes. Los beneficios económicos que se esperaban de limitación también fallaron.

La compañía optó entonces por tratar de sintetizar dos de los ingredientes del potente anticancerígeno del árbol de la guanábana. Si hubieran podido aislarlos, estaría en condiciones de patentarlo legalmente y ganar billones. Pero se encontraron con un muro infranqueable. El original simplemente es imposible de reproducir, su Creador no dio el permiso.

Tampoco podía la multinacional protegerse comercialmente si divulgaba los resultados de sus investigaciones, con carácter de exclusividad, y si cualquiera usaba la planta no le pasaba nada. Perdió así la multinacional muchas horas de trabajo de sus especialistas. Y la oportunidad del ‘business’ .

Como ese sueño se evaporó, la compañía prefirió archivar el proyecto.

Cuando los investigadores del Instituto de Ciencias de la Salud se enteraron de la información, comenzaron a investigar la posibilidad de que la guanábana pudiera combatir el cáncer. La evidencia de la efectividad asombrosa de la planta y la forma como se pretendió encubrir esa verdad no se hicieron esperar, levantando una oleada de indignación.

La verdad llana era ésta: en lo profundo de la selva tropical crece un árbol capaz de solucionar algo que la gente, su doctor, y el resto de los humanos esperan para luchar contra el cáncer, gracias a las oportunidades de supervivencia que ofrece. Ese algo se llama Guanábana.

Lo que se debe decir ahora claro es que no se trata de la vacuna absoluta que se espera sino que al menos por el momento es un remedio eficaz contra ese mal quizás transformando pronto una enfermedad letal en un mal crónico.

No sería realista si digo que es la vacuna tan esperada. Mañana mismo puede ser realidad. Nunca antes se había presentado un panorama tan esperanzador como lo indican los resultados de la investigación.

ALGUNAS CONCLUSIONES

* Es una terapia natural que no causa náuseas extremas, ni pérdida de peso o del cabello, como en la quimioterapia.

* Protege el sistema inmunológico, evitando las infecciones mortales o las alergias.

* El paciente se siente más confortado y esperanzado a lo largo del tratamiento, porque ve y cree que sus expectativas de vida aumentan.

Uno de los fabricantes de productos médicos más grandes del mundo afirma que después de más de veinte pruebas de laboratorio, realizadas a partir de 1970 los extractos revelaron lo siguiente:

– Destruye las células malignas en doce tipos de cáncer, incluyendo el de colon, de mama, de próstata, del pulmón y de páncreas.

– Los compuestos de este árbol demostraron actuar 10.000 veces más que cualquier cura convencional probada hasta ahora, como especificare más adelante. Por ejemplo retarda el crecimiento de las células cancerosas de una forma mucho más eficaz que el producto Adriamycin, una droga quimioterapéutica, muy usada en el mundo médico.

– Y lo que es todavía más espectacular: este tipo de terapia con el extracto o el polvo de graviola, o guanábana, destruye las células malignas del cáncer sin afectar a las sanas.

La pregunta que surge de todo lo dicho es ésta: ¿Y si las propiedades anticancerígenas de la guanábana han sido investigadas tan intensamente, por qué nadie había oído hablar al respecto? Si ese extracto tuviera tan siquiera el 50% de la importancia que se le atribuye, ¿por qué los oncólogos, en los hospitales no instan a sus pacientes a usarlo?-esta interrogante la han formulado y la responden un grupo de científicos. En el siguiente capítulo le presentaré la respuesta, por mientras, consuma 10 hojas de este vital árbol cuyo divino autor y Creador le dio las propiedades para que usted y yo podamos gratuitamente tener acceso a sus beneficios de vida.

—————-

Su esposa siempre fue su aliada en las actividades hogareñas, laborales y empresariales. Y tratándose de la salud de sus hijos o de su esposo, ella era lo máximo.

Irma siempre se mantuvo muy hermosa, delicada, fina y preocupada por su Felipe siendo totalmente correspondida por su esposo.

A continuación le presento un resumen de lo que cambió la vida en este hombre talentoso. En otra ocasión le daré detalles de importantes temas de inventiva y desarrollo de este adulto joven que ha vivido las alegrías y los sufrimientos más grandes que usted se pueda imaginar.

UNOS POQUITOS DETALLES

Felipe desde el momento de ser diagnosticado con cáncer en su próstata, inició su tratamiento con dos productos principales y esto fue lo que cambio su vida:

1.- Creencia y confianza total en Dios y

2.- Dos litros de agua milagrosa cada día que se prepara de la siguiente manera:

a) 10 hojas de guanábano, hervir en una hoya de barro o de peltre, nunca de aluminio ni acero.

b) No le agregue azúcar.

Felipe ha compartido su experiencia A corazón abierto asegurándonos que con estos dos productos le dieron como vencedor definitivo de un cáncer de próstata el 14 de julio de 2011. Seis días después de su triunfo familiar y personal fallece su amada esposa. Más detalles en el próximo capitulo. fparrak@hotmail.com”>fparrak@hotmail.com cel: 7551043727.-

NO HAY COMENTARIOS

Deja un comentario